Asalto y toma de RTVE

tweet-ana-pardo-rtve-kVII--620x349@abcEl 24 de Febrero de 1981 el diario El País reflejaba de la manera siguiente la crónica de la ocupación de RTVE por parte de los militares en el famoso Golpe de Estado del 23F:

A las 19.45 horas de ayer, una unidad del Ejército de Tierra, compuesta por 35 hombres, nueve jeeps y dos tanquetas ligeras, llegó a las instalaciones de RTVE en Prado del Rey.

El capitán al mando de la fuerza se dirigió al edificio de Televisión Española y conminó al director para que la emisión siguiera transmitiéndose normalmente.

Acto seguido, los militares se dirigieron al edificio de RNE y, desde el despacho del director general del ente público, Fernando Castedo, se  militar.

 Muchas cosas han cambiado desde entonces pero la obsesión de ciertos políticos por controlar los medios de comunicación públicos al precio que sea sigue siendo obsesiva.

Pablo Iglesias lo dejo claro cuando en 2014 advirtió lo “necesaria” que esta una regulación de los medios de comunicación desde el poder público con el fin, según el, de “garantizar la libertad de prensa”: “Los medios de comunicación. por lo menos una parte, tienen que tener mecanismos de control público” “la existencia de medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión”.

Hoy RTVE ha sido tomada por Podemos y los secesionistas bajo la tutela del recién llegado a la presidencia de España, Pedro Sánchez.

Resulta inquietante ver en semejante posición a Iglesias y los suyos pero quizás lo más sospechoso sobre lo que cabe esperar de la nueva RTVE controlada por los podemitas surge de las palabras de la periodista Rosa María Artal, nueva consejera de RTVE a propuesta de Podemos, en cuyas listas a las elecciones generales por Zaragoza concurrió en 2016 y que afirmó en una entrevista que le realizó Pablo Iglesias en La Tuerka ese año que “para manipular hay que hacerlo muy bien. Sí, porque cuando se nota mucho es contraproducente”. Casi nada

Hoy Iglesias se han encarnado, por obra y gracia de una moción de censura socialista, en gran tótem populista que controlará la información que salga de la televisión y radio pública. Y es que el “temido líder” y sus adeptos quieren empezar a pasarle factura a Sánchez cuanto antes por su apoyo en la citada moción.

Lejos de reclamar cualquier cartera social para promover el bien de los ciudadanos, Iglesias, como buen chavista, exigió al presidente cautivo dominar los altavoces públicos y controlar RTVE y también la Agencia EFE.

Como si de aquel capitán del ejercito de tierra del 23F se tratara, ahora el generalito Iglesias va a mandar desde la sombra en RTVE porque sabe del inmenso valor que tiene controlar la información que llega a los ciudadanos. Así se lo aconsejo a Chavez y así se mantiene la dictadura venezolana, con censura y control férreo de los mismos.

No abundan los gobernantes populistas respetuosos con los derechos civiles y la libertad de prensa, de hecho no conozco ninguno. Más bien, al contrario, estos gobiernos están generalmente integrados por políticos intervencionistas que intentan imponer su visión del mundo al resto de los ciudadanos. Llevados por su sectarismo ideológico, no sienten reparos en atacar los derechos individuales reflejados en cualquier Constitución.

Los medios de comunicación libres y críticos, si es que existen, son imprescindibles para la existencia de una verdadera democracia, pero resultan incómodos para estos Gobiernos intervencionistas.

Quizás por ello “okupar” RTVE resultaba tan vital para Iglesias y sus podemitas. Mucho me temo que busquen silenciar cualquier voz discrepante y emitir su pensamiento único a través del principal medio de comunicación público. Eso si, siempre harán llegar a la población la percepción de hacerlo en favor de sus intereses con justificaciones como el “interés público”, el “bienestar social”.

Lo evidente en todo populismo es controlar la educación y los medios, como dijo Hitler, desde el minuto uno. Y la propaganda. Y ya está. Lo inventó Goebbels hace ya unos cuantos años. Eso, en su forma de ver, les justifica para tomar RTVE. Controlando eso, ya solo te queda triunfar.

La famosa moción de censura les ha puesto a los populistas la cabeza del responsable de tomar la decisión, Pedro Sánchez, en bandeja de plata y no la han despreciado. Como si de un vicepresidente “de facto” se tratara, Iglesias pasea su palmito por Moncloa para exigir y mandar y de momento quiere RTVE y EFE, no se puede decir que el “amado líder” sea tonto, al contrario.

Aseguraba hace unos días Raúl del Pozo que en una entrevista reciente a Pablo Iglesias, este le había llegado a confesar que “Estoy muy contento con Pedro porque hemos pasado de vernos en hoteles como amantes, a vernos en casa, en La Moncloa”.Me temo que este vicepresidente de facto que se ha buscado el socialista tiene razón.

En España es fácil observar como diferentes canales de televisión o incluso programas de radio están vinculados a la ideología populista y radical enmascarada dentro del término progresista. Son fáciles de conocer por la ofensiva critica del los partidos y personajes que no les hacen el caldo y por el vituperio descarnado y constante a quienes se les oponen.

En estos medios la información veraz y de calidad no escasea, brilla por su ausencia, impidiendo al espectador formular sus propias conclusiones sin estar implícitamente manipuladas por esos medios. Pero ellos lo llaman libertad de prensa, y lo es.

Con el simple visionado de esos canales, que no mencionaré, ya podríamos entender cual será el efecto de la entrada de los populistas en la dirección de RTVE y por tanto el interés que estos tienen por “okupar” esos medios.

Los populistas cuando no tienen formas para “okupar” medios públicos los crean. Acordémonos de cómo Carmena ha sido también protagonista de su politización de medios creando, no solo una radio propia, sino una página web donde se publican sus contenidos con la excusa de ‘defender’ la verdad.  Muchos han sido los periodistas que protestaron en su día y tomaron medidas contra la alcaldesa acusándola de manipulación de los contenidos. Y es que un análisis de la web de Carmena afirma que está inspirada en ‘El noticiero de la verdad’ de Nicolás Maduro cuyo régimen político es plenamente autoritario.

Ya están elegidos los consejeros de Podemos, PSOE y el de PNV para RTVE. No haré comentario alguno sobre quien son pero les aseguro que leyendo un solo párrafo de lo que escriben ya dan la medida perfecta de lo que nos encontraremos. A este baile de mascaras no se han apuntado ni PP ni C’s, no han querido formar parte de esta manipulación ni convalidar la toma de RTVE. El que tenga deudas que las pague, ahora y en el futuro.

Además en un despliegue de desfachatez Tardá le dejo claro, al PSOE y a Sánchez, para dar su voto a favor de la toma de RTVE tenía que poner sobre la mesa de negociación el referéndum y la independencia de Cataluña, cada uno quiere los suyo de este gobierno débil y a los demás nos toca esperar como espectadores pasivos de esta comedia bufa.

RTVE y EFE han sido tomadas al asalto porque eran piezas codiciadas y el mercadeo y especulación con las mismas es una especie de corrupción implícita y oculta que se produce ante la mirada atónita de todos. La búsqueda del bien público no existe solo se busca “llegar” y “controlar”.

Pues eso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s