Lo ha dicho Echenique…

Echenique y Pablo Iglesias

Con Pablo e Irene desaparecidos por mor de su paternidad el populismo podemita pasa por Echenique, el último de los cuatro de Bonanza (Bescansa, Monedero, Errejón y Echenique) que se mantiene vivo entre los cabezas delpartido pro-chavista. Puede que la razón haya que buscarla en que quizás no ha abierto mucho la boca contra el “amado líder” mientras éste estuvo en activo, pero también en que Pablo  no vio en él un enemigo a tener en cuenta… puede que hasta hoy.

Sea como fuere ante la ausencia de los amantes de Galapagar, Echenique ha pasado a primer plano de actualidad, por necesidades del guion, y sus declaraciones se han convertido en la voz y el altavoz  de Podemos, nadie sabe si con el consentimiento de Kim Jong-iglesias.

Pablo Echenique es uno de esos políticos capaces de dar volatines ideológicos y cambiar de chaqueta en menos que se dice Chávez.

El propio Echenique, hace no mucho tiempo, rememoraba cómo un día votó por el partido naranja de Albert Rivera. Sin embargo resulta fácil comprobar que no decía del todo la verdad, pues además de votar a Ciudadanos llegó incluso a estar afiliado al partido por sus profundas convicciones neoliberales. Secretillos de alcoba y silencios delatores.

Echenique llegó incluso a defender el papel de EE. UU. en la polémica Guerra de Irak en 2003, fenómeno tan contestado entonces por la izquierda española, y sobre el que llegó a decir: “Me parecía apropiado que EE. UU. invadiese Irak, pensaba que la “libertad” estaba por encima de todo, y creía en todos esos eslóganes que los asesores capitalistas le susurraban a ZP en el oído”.

 Qué tiempos y qué curiosos. Hoy con los años vencidos, Echenique pasa por ser una suerte de Rasputín mecanizado con capacidad de decisión y mando en un partido inexorablemente orientado, ojalá, a ser una curiosidad históricaen la futuro de España.

Sabedor de esta circunstancia, Echenique trata por todos los medios no pasar desapercibido ante la falta de oratoria y reflexión de los afortunados padres, los Ceaucescu de Galapagar, y día si día también emite opinión sobre todo lo que le preguntan.

Lo último de Echenique está siendo su negociación con el gobierno para subir los impuestos, esos que no pagó él por su ayudante, esos que algunos de sus compañeros desconocen o simplemente deciden pasar de ellos, esos que condenan al resto de españoles a dar la mitad de lo que generan mientras los que nos hablan de libertad y derechos, esos que dicen ser los salvadores del pueblo, olvidan sus obligaciones o simplemente pasan de ellas.

Lo último que se le ha ocurrido es sugerir a Sánchez, actual okupa de la Moncloa, es gravar los planes privados de pensiones. Es decir ,que como toda solución económica para España ahora se le ocurre que aquellos que acuden a un plan privado para garantizarse lo que no parece que vaya a garantizar el Estado, una jubilación digna,  paguen más impuestos. De traca de barraca lo de los populistas.

 

Y es que en los últimos meses Echenique ha pasado del silencio obligado por la omnipresencia de la pareja podemita, a la multi-presencia en todos los temas que componen la actualidad nacional. Echenique ha dicho que no entiende por qué se ha de pagar la defensa del juez Llarena con dinero público, ha criticado la rectificación de Sánchez sobre el Valle de los Caídos, ha abogado por un tripartito de izquierdas en Cataluña e incluso se ha permitido igualar a constitucionalistas con golpistas llegando a decir que los constitucionalistas en Cataluña “Sacan de quicio las cosas como estrategia electoral”.

Viendo la cantidad de despropósitos que lanza a diario van a tener razón Pablo e Irene en no haberle dejado hablar y es que cuando abre la boca la cosa empeora. Dentro del propio Podemos, Echenique a la sazón Secretario de organización del partido, se las ha tenido con las federaciones de Podemos de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra y La Rioja. En la guerra interna de Podemos en Andalucía Echenique se enfrentó a Teresa Rodríguez a la que dedicó una campaña de “fango” y “odio” que llegó hasta Wallapop.

Y es que este “crooner” podemita, interprete de una versión muy personal de la “minga Dominga”, cuando se pone en plan blindado no hay quien le tosa. No es de extrañar que Pablo e Irene o Irene y Pablo que tanto montan se estén pensando muy mucho en volver a la política activa ante semejante mecánica de combate.

Mas allá de esto, me viene al recuerdo la famosa polémica de los fondos venezolanos en la que, a la mujer de Echenique, Marilé, a la sazón venezolana, le pillaron en 2016 una conversación por whatssap en la que textualmente escribió:”“Yo puedo pedir pasta a Venezuela, que tiene mucha…”. No cabe la menor duda de que su conocimiento era exacto, no en vano su origen, pero además Echenique logró salir  indemne del rifirrafe mientras que todos los demás, esposa incluida, se pringaron a ojos de los simpatizantes y votantes. Y es que Echenique es mucho Echenique incluso por encima de su doña.

Lo que si es cierto es que, tras su paso por la convicción neoliberal, “el argentino” luce como un convencido del populismo chavista, y si no lo es lo parece. No es un mal salto, de neoliberal a chavista. Y es que eso es lo que tiene la nueva política, hoy estoy aquí y mañana en otro sitio si me da la gana.

Como decía Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”

Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s