Cervera héroe para Castro, facha para Colau, negado por Carmena

colau-almirante-facha-655x368

En política se puede ser demagogo, comunista, populista, de derechas, de izquierdas, despistado, intolerante, mal informado, incluso separatista o independentista, como en cualquier aspecto de la vida en política para gustos los colores, cualquier cosa menos un lerdo inculto o un analfabeto histórico.

Lerda es una gran palabra muy descriptiva de lo que me pareció Colau en su día cuando decidió quitarle la calle al Almirante Cervera y dársela a un absurdo humorista, Pepe Rubianes, aquel “rey del buen gusto” que vomitó entre otras muchas cosas: “La unidad de España me suda la polla por delante y por detrás. Que se metan a España en el puto culo a ver si les explota dentro y quedan los huevos colgados de un campanario”, gran muestra  del buen gusto progre y enorme ejemplo de la estupidez reinante entre el secesionismo y el populismo catalán.

En el acto de cambio y reinauguración de aquella calle, la alcaldesa cateta de Barcelona dijo que al humorista le habría gustado que “su amado público” se hubiera reunido para quitarle el nombre de esta calle a un “facha”.

Lo dicho creo que en política es inadmisible ser inculto, analfabeto histórico o simplemente tonto, pero lerda como Colau es algo impresentable.

Y es que el almirante Pascual Cervera y Topete, nació en Medina Sidonia (Cádiz) en 1839 y murió en Puerto Real en 1909 y no sería hasta 1918, nueve años después, que surgió el fascismo en el mundo. Es difícil pues, que ya cadáver, el almirante Cervera pidiera a Benito Mussolini su afiliación al partido del “fascio redentor”.

El gran Almirante Cervera fue un héroe español que comandó la armada española en la guerra de Cuba, con unos efectivos muy inferiores a los estadounidenses. Su batallón fue destruido frente a Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898 y Cervera fue hecho prisionero en la batalla. Para todos, incluido Fidel Castro, el Almirante Cervera fue un héroe y lo mismo daba que fuera español.

Dicho esto, es fácil de entender que el eructo inculto de esa mujer, que dice ser alcaldesa de Barcelona, fue fruto de la ignorancia y sin pudor exhibió un desconocimiento profundo de la historia que adornó con esa verborrea de mentecata populista y de indocumentada.

No conforme con semejante falta de rigor histórico, el populismo vuelve a hacerlo. Ahora en Madrid. Hace meses el PP llevó al Pleno del distrito de Chamberí, la iniciativa de bautizar los jardines de la Plaza Conde Valle de Súchil -que no tenían denominación- con el nombre del gran Almirante. Iniciativa que salió adelante con el apoyo del PSOE y Cs y el voto en contra de Ahora Madrid, el partido populista de Carmena y Pablo Iglesias, los amigos de Colau.

En su argumentación la iniciativa del PP comentaba que lo que hace al Almirante merecedor de un jardín con su nombre en Madrid era el “reconocimiento a unos valores y a una actitud vital que en cualquier época y en cualquier circunstancia nos anima a todos a dar lo mejor de nosotros mismos”.

Unos valores, “en los que se reconoce a todos aquellos héroes cotidianos, anónimos, que dedican su vida en el servicio a su país y a los demás […] que se ponen al frente en el puesto de mayor responsabilidad, de mayor riesgo, cuando la ocasión lo requiere, como hizo el Almirante Cervera al abrir la marcha con su buque insignia en la batalla de Santiago, buscando el choque con los navíos norteamericanos para dar así la oportunidad al resto de sus barcos de salir con menos riesgo de la bahía, lo que minimizó las perdidas humanas en su flota”.

Pues bien, han pasado casi cuatro meses desde que se celebró la sesión plenaria y el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena ha «olvidado» su obligación legal. No es que tengan mala memoria es que no les gusta dar la razón al PP y Cs y mas allá de esto, mucho menos les gusta corregir a Colau.

El PP quería que los jardines fueran bautizados con el nombre del almirante, el 3 de julio, fecha en que se cumplían 120 años del Desastre del 98. Pero no contaron con el sectarismo de los podemitas asentados en el ayuntamiento de Madrid y sus distritos.

La vara de medir de Ahora Madrid para adoptar decisiones plenarias es diferente según sea la iniciativa: Un ejemplo ilustrativo del sectarismo recalcitrante de este equipo de Gobierno, es el hecho de que para bautizar un jardín conmemorativo de las Brigadas Internacionales solo tardaron tres días desde que lo aprobaron hasta que lo inauguraron.

Y es que está claro que si Cervera hubiera sido comunista, habría tenido más suerte con el Ayuntamiento de Carmena.

Si en el caso de Colau no puedo tragar que fuera una lerda inculta, en el caso de Carmena no admito que sea una torticera sectaria incapaz de cumplir con el deseo de la mayoría y movida tan solo por los designios de esa recua de concejales populistas, incultos y analfabetos que la rodean.

En fin, lo que nadie le quitará al almirante Cervera es continuar siendo el héroe que vivió y murió por España y que en la última arenga que hizo a sus soldados antes de la batalla de Santiago de Cuba dejó claro su compromiso con la defensa de sus hombres: «Solo podrán tomar las astillas de nuestras naves».

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s