El presidente desnudo

5b3cd46a30e09

“¡Pero si no lleva nada!” –gritó, al fin, el pueblo entero. Aquello inquietó al Emperador pues sabía que el pueblo tenía razón más pensó: “Hay que aguantar hasta el fin”. Y siguió más altivo que antes…

No querido lector, no me estoy refiriendo a Pedro Sánchez, en realidad es la conclusión final del cuento de Hans Christian Andersen. “El traje del emperador o El rey desnudo”.

Sin embargo el comportamiento del gobierno y la difusión de tanto postureo por parte de este “por el momento” presidente Sánchez, el hombre de los 84 diputados, recuerdan la saga del escritor danés, que nos cuenta la historia de un rey engreído que desfila desnudo por vanidad, engañado por los que le asesoran, haciéndole creer que lleva el traje más elegante del mundo y que el atuendo es invisible. El rey finalmente se cree el cuento y hace el mayor de los ridículos ante su pueblo..

Y es que si nos fijamos en la forma de gobernar, cómo la entiende Sánchez, esta metáfora es muy válida para describir los modos de un presidente que okupa la Moncloa a base de una moción de censura y que le esta llevando a caminar desnudo por esta legislatura, esperemos que corta, en la que nos vemos embarcados, sin haberlo votado, los españoles.

Mas allá de esto es fácil poder comprobar cómo en esta legislatura del postureo, el verdadero presidente es su jefe de gabinete Iván Redondo.

Redondo se ha convertido para Sánchez lo mismo que Rasputín fue para la zarina Alejandra, algo indispensable, una suerte de consejero áulico en el que confía a ciegas y del que depende hasta el punto de haberlo convertido además prácticamente en jefe de campaña dándole mando electoral incluso en Ferraz. Es prácticamente la única voz a la que escucha.

Si uno presta atención es fácil observar como desde el mismo instante en que llego Sánchez a la Moncloa, el único cargo que le intereso que se produjera con celeridad fue el de Redondo. Sánchez necesitaba que su consultor de cabecera, su pequeño Rasputín, se pusiera al mando de su Gabinete inmediatamente.

Al hacerlo Pedro Sánchez hizo bueno el argumento clásico: los que desembarcaron en Normandía no desfilaron en París.

Hoy es fácil ver la mano de Redondo detrás de todo lo que hace este gobierno. Desde lo mas nimio, como es el caso de las fotos, hasta acciones estratégicas de peso como es el manejo de RTVE y la repentina pasión de este canal por Vox.

Sí, porque el tratamiento de los medios públicos sobre el éxito del mitin de Vox en Vistalegre, mucho me temo que tiene detrás una carga estratégica orientada a dividir una vez más al centroderecha español. Aznar ya lo comentó en la Cope con aquello de que -él dejó una base electoral unida, que hoy son tres-.

Es verdad que nadie le ha regalado nada ni a Santiago Abascal ni a Vox. Pero podemos estar seguros de que en Moncloa alguien piensa, y profesionalmente no lo hace mal, en darle a este no tan nuevo jugador, carrete con un solo fin: dividir al centroderecha aun más.

Y es que tras estar años bajo un veto no oficializado, de repente Vox ha saltado a la televisión pública de forma sorprendente. Solo entre los días 6 y 8 de este mes, TVE ha dedicado más minutos a Vox que los que le ha dedicado en los últimos años.

Y lo mismo pasa en otros canales de TV como La Sexta, con casi monográficos en espacios estrella como ‘Al Rojo Vivo’ del amigo Ferreras. Todos en un tono crítico, sí, con tertulianos despotricando pero con dos mensajes: Uno bien visible, “que viene la ultraderecha”; y otro más subliminal, “esto le daña al PP y a Cs”. Lo malo es que es verdad.

La cosa está así, Redondo manda y Sánchez camina desnudo por el mundo. Cabe preguntarse cual es el objetivo de esta circunstancia, y quizás habría que buscarlo en la ambición del consultor por logar un caso histórico en comunicación política que aumentara su prestigio, sea este cual fuere. Y por parte de su cliente, tan solo permanecer.

Sobrevivir, permanecer, seguir okupando la Moncloa, no hay mas vestido para el emperador Sánchez que ese, mantenerse en el machito y que le adulen, y mientras tanto caminará desnudo.

Desnudo de capacidad de gestión en el tema de Cataluña. Desnudo de objetivos para cualquiera de los viajes que le ha colocado en la agenda presidencial Redondo. Desnudo de respuestas sobre su tesis y sobre sus ministros. Desnudo de peso político y al albur de sus socios del populismo y el secesionismo. Desnudo de apoyos parlamentarios que solo le votaran cuando les interese. Desnudo en fin de cualquier talento político mas allá que el de “posturear” y enfrentarse a propios y ajenos con tal de pervivir, de seguir durmiendo en la Moncloa.

Confieso que la coyuntura actual por la que atraviesan tanto Sánchez como su gobierno, también me recuerda a la historia tras el extravagante ejército de terracota de Xian en China.

Este ejército de terracota lo forman 8 mil figuras de soldados y caballos de terracota de tamaño real. Fueron enterradas en el mausoleo del autoproclamado primer emperador de China Qin Shi Huang en el año 210-209 A. C. Este emperador fue un tirano detestado que engañaba al pueblo y a la vez preservaba el poder con el uso brutal del Ejército. Murió lejos de la capital de China y sus funcionarios íntimos, que eran una especie de junta asesora, decidieron no informar de inmediato pues temían una insurrección.

Retornaron con el cadáver del emperador en una carroza cerrada donde fingían que seguía vivo y pusieron otra carroza llena de pescado para confundir con el hedor, ya que el cuerpo del emperador se descomponía. Terminaba así el gobierno de un emperador que figuraba serlo pero que no fue tal, hasta el punto de rendir culto de si mismo enterrándose junto con un inmenso ejercito, pero de terracota.

La coyuntura parece explotar. La situación en Cataluña comienza a tornarse insostenible. Ingobernabilidad y acciones sin concierto ni coherencia. Un consejo de ministros del que ya han dimitido dos y los que faltan. Una política que ya no es tal y una sensación general de que tenemos un presidente desnudo que camina por el mundo y que no sabe dónde va, pero al que le vale existir. El cielo nos coja confesados.

Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s