Sánchez, Redondo, epidemia y pánico

El coronavirus esta poniendo en evidencia la kermesse de improvisaciones e intereses espurios de este gobierno desbordado por los acontecimientos. Sánchez escondido y su visir Iván Redondo penalizan a los españoles en medio de una epidemia vírica “in crescendo” y una pandemia de miedo y psicosis por su interesada pésima gestión de esta crisis medica. 

Redondo está demostrando que en gestión de crisis anda corto de conocimientos, o mejor dicho que siendo fiel esclavo de su señor ha dejado a un lado lo que el sentido común y la profesionalidad aconsejan, para pasar a lo que debe hacer por proteger a su cliente, no a España.

Y es que hacer un buen trabajo de comunicación en casos como este del coronavirus, siendo difícil, exige cumplir al menos con tres claves estratégicas básicas pero vitales: 1) respuesta rápida y portavoces solventes, 2) transparencia y veracidad, 3) disponibilidad permanente. Permítanme pues que a la luz de estas tres reglas básicas analicemos lo ocurrido:

Respuesta rápida y portavoces solventes

…este gobierno timorato y de apariencias, ha sido noqueado por un virus al que no esperaban, pero que deja en evidencia su incompetencia y bisoñez o sus intereses creados.

El Gobierno tardó en reaccionar y aun nadie sabe por qué pero se sospecha. Con lo rápidos que son en promover leyes mal pensadas, en el caso de la crisis de este virus han tardado lo indecible, no solo en tomar medidas sino en comunicarlas y han dejado que los contagios crezcan. Dicen que Ayuso pidió tomar medidas en Madrid 10 días antes que se cerraran los colegios y que el Gobierno se negó. Finalmente, este gobierno timorato y de apariencias, ha sido noqueado por un virus al que no esperaban, pero que deja en evidencia su incompetencia y bisoñez o sus intereses creados.

Ni siquiera han tenido la suerte de tener de su lado la experiencia y solvencia en portavocías de crisis, de Fernando Simón. El hombre que fuera vital en el caso del Zika o del Ébola está haciendo su trabajo bien o mal dependiendo de las instrucciones de los políticos, dejando una estela de confusión en el ciudadano día sí y día también. Por su parte resulta impresentable que el Ministro de Sanidad salga diciendo que no se impidieron las manifestaciones del 8M porque la crisis surgió al anochecer siguiente. ¿De verdad ministro? ¿esa es la respuesta de un gobierno a una crisis de salud nacional?

Transparencia y veracidad

En España gracias a Dios y a pesar de que algunos miembros morados del Gobierno lo reclaman, no existe el “control vertical de los medios”, pero si la “inutilidad total de los gestores públicos”

Sobre transparencia, qué decir que no se esté diciendo ya. Este gobierno es opaco por nacimiento. Nadie sabe cómo, por qué, o quienes toman las decisiones y solo se sabe que andan a tortas entre ellos cada vez que emiten un exabrupto con forma de ley. Siendo esto así, a nadie le cabe sorpresa alguna que esta crisis supera tanto al “vendeobreros”, hoy en cuarentena por mor de la infección de su esposa la ministra de igualdad contagiada en la “maní” del 8M, como al “varón dandy de la Moncloa”, en espera de virus.

Cuando la crisis en Wuhan se produjo, el diario el País, órgano de propaganda del gobierno Sánchez, publicó que “el control informativo vertical impuesto por China es un obstáculo para los investigadores, también en la actual crisis sanitaria”. En España gracias a Dios y a pesar de que algunos miembros morados del Gobierno lo reclaman, no existe el “control vertical de los medios”, pero sí la “inutilidad total de los gestores públicos” y eso hace que la información que llega a los medios sea mala, tarde e interesada. 

Un titular de tuit del diario el País que fue rápidamente cambiado, llegaba a asegurar: “Madrid se enfrenta al avance del coronavirus con una sanidad desbordada tras años de recortes del PP”. Siendo ruin el comentario, no sabría decir si la responsabilidad de tamaña vileza le corresponde al diario, en su intención de quedar bien con el Gobierno, o es debido al sectarismo con el que Iván Redondo quiere manipular la opinión pública como escudo para su incompetente jefe. 

Disponibilidad permanente

…para tener boca grande hay que tener costilla dura y Sánchez es lo que es… 

Por último, sobre el tema de disposición permanente, qué decir. Sánchez llegó tarde, con retraso respecto a sus homólogos europeos y tras las críticas de la oposición, que no ha dejado de destacar la inacción de Sánchez, por otro lado, cosa que para los españoles ya era evidente.

Llega tarde y mal y todo el mundo le recuerda, al ahora ocupante de la Moncloa, como criticó en su momento el modo en que el Ejecutivo de Rajoy daba respuesta a la crisis sanitaria del ébola. En aquella ocasión Sánchez le echaba en cara a Rajoy lo que él no hace hoy con el coronavirus:

“Le pregunto al señor Rajoy: ¿qué miedo tiene a comparecer en el Congreso?”, decía en aquella ocasión Pedro Sánchez, “¿qué es lo que tiene que ocultar? Si es que necesitamos políticos que no rehúyan los debates, que den la cara, que aclaren y den seguridad a los ciudadanos, que protejan a los profesionales de la sanidad pública y que no nos victimicen y responsabilicen de sus propios errores“.

Y es que para tener boca grande hay que tener costilla dura y Sánchez es lo que es… 

Redondo se ha creído un personaje de “House of Cards” y quiere hacer de Sánchez un “Underwood” español.

Pero tras toda la comunicación gubernamental está un jefe de gabinete, el ínclito Iván Redondo, que concentra todo el poder sobre la información y óomo transmitirla del Gobierno e incluso del PSOE. Un poder que no tiene parangón en gobiernos desde la llegada de la democracia

Siendo esto así es seguro que una gran parte del problema radique ahí y es que Redondo se ha creído un personaje de “House of Cards” y quiere hacer de Sánchez un “Underwood” español. Me da que Redondo no distingue realidad de ficción y juega con un presidente que a su vez juega con el país y eso resulta altamente peligroso. 

A mi modo de ver existe una diferencia abismal entre el papel que debe ocupar un consultor de comunicación, que siempre ha de estar en la sombra aconsejando y evitando todo protagonismo, y Redondo que ha decidido entrar en política reclamando, cual visir aspirante, todo el protagonismo en la forma de dirigir la comunicación.

Este desastre pues, no es de un consultor de comunicación sino de uno que dice haberlo sido y que, llevado por su ambición y la tontería de su jefe, no ha entendido qué lugar le corresponde. Llenos de ambición personal y sobre todo dejando que prime su afán político, este gobierno y sus asesores áuricos saltan constantemente por encima del servicio a los ciudadanos y así nos va.

Finalmente Sanchez, tras un tormentoso consejo de ministros el pasado sábado, al que el inconsciente de Pablo Iglesias acudió sin mascarilla y tocándose la nariz a pesar de estar de cuarentena, Sánchez por fin quiso hacer un ejercicio de solidez que no hizo mas que generar dudas,

Las lagunas de este estado de alarma son inmensas y las interrogantes sobre qué hacer y qué no se puede hacer abren un mundo de especulaciones y vías de escape.

Melifluo, torpe, con una dicción impresentable para declarar el estado de crisis, poco convincente o nada y con más miedo que vergüenza, Sánchez por fin salió a los medios pero fue cogido por el toro de la desconfianza popular.

Hoy España corre peligro, el de estar bajo el mando del peor “gobierno de oferta” para superar esta crisis sanitaria.

Pues eso…cuidaros mucho por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s