¡Adiós pacto, adiós!

Estaba claro que el pacto de gobierno entre Podemos y el PSOE había nacido inmunodeficiente y el coronavirus lo ha demostrado. Si ya en sus primeros pasos, este gobierno de retales había dado muestras de incapacidad y mucha gresca, el coronavirus ha puesto las cosas en su sitio, es decir una cuarentena eterna. 

Han bastado unos pocos meses para poner las cosas al revés de como se las prometían y es que el chavismo juega poco y mal a eso de gobernar. 

No encaja la forma personalista que tiene Sánchez de posturear, donde todo debe girar alrededor de él, según el manual de su visir Redondo, con el liderazgo chavista que trataba de imponer Iglesias, devaluado en una vicepresidencia que aun no se sabe a qué se dedica y a nadie interesa.

No es ya que hayan generado leyes incongruentes como la de igualdad que aun está por encajar en el sistema legal español, ni que para hacer exhibición de fuerza de su populismo hayan condenado a las activistas feministas a manifestaciones en las que el coronavirus se puso las botas, incluida la propia ministra y consorte de Iglesias, así como la presidenta del presidente. 

No, la verdadera carga de profundidad es la imposibilidad de convivencia entre dos egos que reclaman para sí la propiedad del palacio de la Moncloa, o mejor dicho la batalla entre unos y otros, de ese consejo de ministros a 23 bandas y dos partidos, por defender su propio sillón y ganar el del contrario. 

Finalmente en esta crisis sanitaria fue Sánchez quien se llevó el gato al agua, como no podía ser de otro modo para eso es el presidente. Los ministros al mando de la crisis son del PSOE y el resto, condenados al silencio, o son ministros de inferior importancia ante esta situación o simplemente son de Podemos es decir, cargos de escaparate.

El caso es que, tras la famosa agarrada en la Moncloa previa a la declaración del Estado de Alarma, el núcleo duro de esta crisis está en manos del PSOE. Personalmente no me quiero imaginar que alguna responsabilidad, por pequeña que fuera, hubiera caído en alguno de los políticos de oferta de la formación morada, solo pensarlo me pone los pelos como escarpias…Aunque honestamente, me da miedo pensar en lo que hacen de puertas a dentro los Sánchez, Redondo y los ministros socialistas. 

La secuencia continuada de inacción, despropósitos en comunicación y la descoordinación del asalto al virus está siendo un ejemplo mundial de mal funcionamiento de un gobierno y su gabinete de crisis. Pero lo que es peor, está siendo responsable del desabastecimiento de material sanitario, de dejar al descubierto a cuantos están en primera línea de la lucha contra el virus y en general, de una falta absoluta de previsión y acción de la que espero que los ciudadanos tomemos buena nota cara al futuro 

El caso es que, desde la intervención de Sánchez en TV para informar sobre el Estado de Alarma, de los ministros podemitas no se sabe ni mu gracias a Dios. Cierto es que la ínclita ministra Montero se ha contaminado con el virus, probablemente a fuerza de abrazos y besos en la manifestación del 8M y ha mandado a la cuarentena a su cónyuge y sabe Dios a cuantos más. Pero de los otros, Garzón, Díaz y Castells ni están ni se les espera.

Miento, de Garzón se sabe que anda por ahí animando caceroladas y tratando de malmeter a quienes ya hemos dado fe de nuestra voluntad de permanecer unidos para dar la batalla al virus. Bastardo objetivo ese de tratar de hacer política cuando es la vida de tantos lo que está en juego. 

Ante esta situación me temo que Iglesias ya le ha dicho a Sánchez aquello que de chicos solíamos decir a nuestros enemigos en clase, aquello de ¡A la salida te espero! Y agazapados deben de estar esperando mosqueados que la crisis acabe, sabe Dios cuando, para ajustar cuentas ante un gobierno del PSOE que definitivamente, saldrá tocado.

Por otro lado, el socialista al mando, sabe que el ejército, cumpliendo órdenes, puede ser un problema para su acuerdo en Cataluña y en el País Vasco y teme que Urkullu y Torra la monten. 

Sánchez lo sabe y por eso está siendo tan remiso a entrar en materia, pero el virus no entiende de política y cual pájaro de mal agüero con guadaña forzará a todos a comerse esa píldora. De no hacerlo saben perfectamente que las urnas se lo “premiarán” porque el separatismo es cobarde ante el coronavirus. Pero, una vez más, eso implicará que el pacto con Sánchez se verá mas que tocado, muerto.

El Covid19 ha resultado ser más potente, mucho más potente, que el virus Iglesias20. La infección viral que atenta a nuestra salud ha resultado ser un argumento incontestable frente al virus chavista que amenazaba nuestra democracia. 

Esa gracia de formar un gobierno progre, una “cuchipanda” de jugadores de ventaja, ha dejado de tener sentido a las primeras de cambio. 

Como si el devenir se hubiera enfadado, ese castillo de naipes políticos frágilmente pergeñado ha caído al primer viento. 

Mientras, al tiempo que estos aficionados a la política se recluyen y callan, a los de siempre nos toca soportar en silencio su incompetencia, pues esta vez es nuestra salud lo que está en juego y con eso ninguna broma.

Llegó el coronavirus y tumbó el pacto. Pero discúlpeme el lector si para cerrar este post traigo a colación el primer verso de la canción que en honor de ese personaje que tanto gusta a Garzón e Iglesias, Fidel Castro, compuso Carlos Puebla para la llegada a la Habana del dictador comunista:

Aquí pensaban seguir / Ganando el ciento por ciento / Con casas de apartamentos / Y echar al pueblo a sufrir / Y seguir de modo cruel / Contra el pueblo conspirando / Para seguirlo explotando / Y en eso llegó Fidel

En su versión actual y española… Y en eso llegó el coronavirus.

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s