Razones para el pesimismo y la esperanza

Me viene a la memoria aquella canción de Serrat, Vagabundear, que empezaba “Harto ya de estar harto, ya me cansé de preguntarle al mundo por qué y por qué”. Pues bien, harto ya de estar harto, no hay que ser muy listo para darse cuenta de que este país camina peligrosamente por el borde de un despeñadero y que una torpeza más de este gobierno puede precipitarnos al abismo más profundo.

Pero siendo así las cosas, este país es una nación que siempre supo salir de lo peor y que independientemente de quien la dirige es poseedora de una gran virtud: siempre sobrevive. Así que podemos ver el vaso semivacío o semilleno porque razones para ser pesimista o tener esperanza están ahí. 

Hay razones para el pesimismo

La primera no es mala, es pésima, la noticia del ascenso de los filo etarras en el país vasco. Tantos años de sufrimiento parece que se van a concretar en que los cachorros de los terroristas llegan al parlamento vasco en número de 22 diputados. La espectacular subida en votos de Bildu refleja que el apoyo a estos herederos de la muerte ya no es minoritario. Son 248.668 los vascos que han decidido apoyar una opción heredera de la violencia y eso lamentablemente dice mucho de esa región de España, mal que me pese.

Malo también es darnos cuenta de que la desfachatez y la mentira han echado raíces en este gobierno. Como si no explicar el resultado del último CIS de Tezanos, el pasado miércoles, en el que según su cocina la gestión de la pandemia del coronavirus no le pasa factura al Gobierno, el PSOE mejora la intención de voto y la eleva hasta el 32,1% pese a una crisis que ha dejado más de 28.000 fallecidos oficiales, y para colmo de cachondeo, Podemos sube del 11,4% del sondeo anterior al 12,1%, totalmente al revés del desastroso resultado electoral en Galicia y País Vasco de Pablo Iglesias y sus partido. La desvergüenza y la sensación de que nos toman por tontos es absoluta

La tercera mala noticia es enterarnos de que su majestad el rey emérito entró durante su reinado en una dinámica de acumulación de dinero, joyas y comisiones sin declarar mientras el país creía en él a pies juntillas y sacaba pecho por un Juan Carlos que al final ha resultado ser un problema hasta para su propio hijo. Don Felipe no ha de pagar por los errores del padre, pero sí  es cierto que los controles sobre las idas y venidas de regalos y prebendas a la monarquía debe de estar mas vigilado y someterse a un control más preciso por el bien de la institución. El daño de este caso pone en peligro una institución que ha sido, pero sobre todo es, nuestra mejor embajada en el mundo

Otra de las malas noticias es darse cuenta de que en este país se está más por la inconsciencia que por la reflexión y el sentido común. Los rebrotes del Covid 19 al parecer provienen de la gente más joven, de esas personas en cuyas manos ha de estar el futuro del país y resulta descorazonador darse cuenta de que muchos de ellos prefieren la diversión inconsciente al cuidado y la precaución necesaria. Quizás esto explique la razón del voto a formaciones como Podemos, poca cabeza y postureo infinito. Mientras los gobiernos tapan como pueden las costuras rotas del barco pandémico tratando de impedir un regreso al confinamiento que, hoy por hoy, parece inevitable.

Por último y lo peor es ver que la economía española se hunde. El coronavirus  dio un durísimo golpe a las finanzas de nuestro país. Con el estado de alarma, buena parte de la actividad de España quedó completamente paralizada, solo algunos  pocos sectores se mantuvieron  a pleno rendimiento.

Nada ha podido librar a nuestro país de la debacle económica, pero las perspectivas, lejos de mejorar, se agravan. E turismo no llega, los hoteles no abren, el empleo cae dramáticamente cuando mas debería crecer y de ministra de trabajo una comunista, resumen, debacle. Así, en estas últimas semanas, organismos y analistas empeoran dramáticamente sus previsiones económicas para España. La Comisión Europea, la OCDE, la AIREF, BBVA Research… nadie se fía del territorio que gobiernan Sánchez e Iglesias. Tampoco el Banco de España que las revisó hace un mes.

Pero hay motivos para la esperanza

La primera es obvia y viene derivada de las elecciones gallegas y vascas. Podemos desaparece totalmente de un gobierno, el gallego, y pasa a ser un partido extraparlamentario en Galicia, es decir nada. En el País Vasco Podemos se despeña y pasa de 11 a 6 su numero de diputados, casi desaparecen. Con ello la democracia española da nuevos síntomas de vitalidad y se quita los parásitos, al menos regionalmente, que la atenazan. Es una buena noticia que quien nos resta credibilidad en el mundo pasen a ser nada y con ello España gane potencial y esperanza en el cómputo mundial.

En segundo lugar, pareciera que la Unión Europea le ha dado en los morros a Sánchez con eso de los dineros. Cierto es que con ello nos pone en un apuro a todos, pero entre el fracaso de Calviño y la negación de facilitar fondos a cambio de nada mientras sus socios podemitas gastan a manos llenas lo que no tenemos, España puede que salga ganando a medio plazo. Cosas como la retirada de la reforma laboral no tienen futuro, ni las subvenciones alocadas a diestro y siniestro en un país necesitado de financiación, no solo para superar la crisis actual, sino las que vengan en el futuro acompañando el nuevo asalto del virus.

La tercera pasa por reconocer cierta independencia de la justicia, no total para nada, al continuar en marcha la investigación tanto al emérito como a Iglesias y a los Pujol. Si la justicia ha de ser tal, esta ha de ser igual para todos y aunque no me queda claro que esto en realidad sea así, la verdad es que tanto en el caso del silencio de la institución real, como en el de los ladridos del podemita todo parece dar a entender que hay mucha tela que cortar y que la justicia no le ha perdido la cara a la ley, pese a estar acosada por la Fiscalía “Política” General de Dolores Delgado, y no parece cejar en su labor de llegar a la verdad.

Otro motivo para la esperanza es que a base de pandemias, post-pandemias y rebrotes el tema catalán ha pasado, de momento, a mejor vida y entendimiento. Mas allá de los intentos de Torra por dirigir el tema del rebrote de Lérida lo cierto es que los Rufián, Tardá y compañía han dejado de estar presentes en la mente de todos. Y es que los temas “importantes” les han ganado la batalla y por el momento, en este país nuestro, importa poco el afán secesionista de unos pocos frente a un virus que nos ha puesto a todos contra la pared.

El quinto gran motivo de esperanza es el magnifico triunfo de Alberto Núñez Feijóo. No por el PP, ni siquiera por el propio Feijóo, sino por lo que representa en tanto que habla de que la gente ha reconocido que la normalidad, la gestión bien hecha y la carencia de histrionismo en la política es el mejor camino para salir adelante. 

La izquierda ha hecho en Galicia una campaña como gobierna en España, insultando, descalificando y mostrando el sectarismo del que hace gala siempre que puede. Frente a esto Feijóo ha pedido el voto con serenidad, ha gobernado los rebrotes impecablemente y ha impuesto el sentido común que le han reconocido los votos. Esta victoria de Feijóo es una enorme esperanza por lo que de mensaje a navegantes tiene, para propios y extraños

Que nadie lo dude, España merece la pena, pero los errores de este gobierno funambulísta andando lastimosamente por un cable estrecho anclado a los dos extremos de un acantilado, nos amenaza constantemente a unos ciudadanos mermados por un virus y faltos de esperanza por un gobierno inútil. 

Una vez más nos toca a los ciudadanos arrimar el hombro para salir de esta situación. Lamentablemente de quien nos manda, poco podemos esperar, más bien nada. 

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s