España, Estado fallido

En derecho internacional, un estado se considera fallido cuando su autoridad se ha desintegrado en gran parte y ya no puede llevar a cabo tareas esenciales.

Sin embargo, hoy en día la tendencia generalizada en geopolítica es hablar, no tanto de fallidos, como de frágiles y es que con ello se determina claramente la fiabilidad de un país para el resto de la comunidad internacional. Se considera fragilidad lo opuesto a estabilidad, es decir la diferencia entre un estado que funciona bien frente a un estado completamente ausente.

España recibirá en torno a 140.000 millones de euros vitales del fondo de recuperación europeo, de los que 72.700 millones se darán en ayudas directas, después de que la Unión Europea alcanzara un histórico acuerdo de 750.000 millones de euros para la recuperación tras la crisis del covid-19.

Sin embargo, hoy Europa duda, y es que aparentemente España pareciera tener una autoridad al mando, pero está en duda su capacidad e intenciones, debido al origen populista, arbitrario y separatista de los principales socios de gobierno, así como la aceptación popular de la mayoría de los españoles.

El Gobierno de España, en fechas recientes, ha llegado a aceptar que no tiene medios para gastar los 140.000 millones. El combate político, la falta de liderazgo en el diseño de proyectos para captar fondos, la baja ejecución del os últimos proyectos marco y una administración desbordada, juegan en nuestra contra.

Por otro lado, el agravio comparativo y errático en la forma de proceder para definir como manejar las ayudas de la UE frente a otros países que también las recibirán nos condena. 

Por ejemplo, en Grecia se ha establecido un comité de expertos liderado por el premio nobel chipriota Christopher Pissarides que se encargara de estudiar y diseñar el Plan de Desarrollo. Una vez que el Plan sea finalizado se expondrá a la población y una vez los griegos hablen será trasladado al Parlamento griego para su tramitación y aceptación y solo en ese momento será enviado ala Unión Europea para su final aprobación.

Sánchez le ha dado la responsabilidad del reparto a Iván Redondo, ¡Dios nos coja confesados! 

Cabe preguntarse ¿En que país del mundo el Gobierno entrega la responsabilidad de manejar el programa de ayudas al país a un consultor externo de comunicación política, por mas que sea ahora el jefe plenipotenciario del gabinete del presidente?

Pero siendo esto malo, malísimo, no es lo único. Lo peor de todo es que este gobierno esta demoliendo conscientemente, día si día también, la autoridad de las instituciones españolas. No pasan 24 horas en este país nuestro en las que no haya un ataque zafio y diseñado contra todo y contra todos. 

Si la justicia pone en duda a un socio de gobierno, pues se cambia y la adecuamos a lo que queremos. Si el Rey estorba y posterga nuestro ego pues a por el con todas nuestras fuerzas. Si las Fuerzas Armadas muestran una lealtad excesiva hacia la nación, pues se les corta las alas y ya está. Si las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad resultan incomodas y poco diligentes, pues se les tacha de represoras y se socava su credibilidad. Si el Congreso da la tabarra y resulta incomodo, pues no vamos y si vamos que sea con todo hecho y pactado en la oscuridad. ¿Quién quiere democracia? Sánchez e Iglesias ya han tomado su decisión, ellos no. 

Y es esto precisamente lo que nos hace ser percibidos como un Estado fallido o Frágil. Un estado de dudosa credibilidad, pero sobre todo un estado en el que es difícil confiar para invertir. 

El dinero es receloso de por si, pero en estos tiempos del Covid19 lo es aun mas si cabe. Empresas y países necesitan muchas mas garantías de las que normalmente exigen a la hora de invertir y hoy España lamentablemente, con este gobierno, no ofrece ni las mínimas seguridades que los inversores necesitan gracias a la acción de su gobierno.

Aun no tengo claro si España es un Estado Fallido, pero si esta en camino de serlo. No hace mucho “The Economist” publicó un articulo que ya desde el titular ponía al mundo en prevengan: “La política venenosa de España ha agravado la pandemia y la economía”.

Pedro Sánchez, este nuevo señor de las moscas, mantiene un extraño baile con la muerte de las instituciones y su gobierno en minoría. Las demandas de unos socios cada vez mas crecidos y su dependencia absoluta de ellos promueven sin duda la imagen de un déspota al mando de un estado fallido, inmensamente frágil.

Hoy, el futuro de España esta mas cerca de ser engullido por un enorme agujero negro que de participar en la recuperación mundial tras la pandemia, acabe esta cuando acabe. 

A nadie en el gobierno parece molestarle esta situación y es que andan mas preocupados en pactar lo imposible con los enemigos de España con tal de amarrarse en el sillón o de retorcer la justicia para librar el culo de una imputación que en otras condiciones, o en otro país, no tendrían duda alguna. 

Europa observa y desconfía. Ahora los polacos, con razón, piden que se penalice a España por promover un cambio en la organización judicial similar al suyo y por el que Europa los puso en cuarentena.   

Las ayudas no llegaran hasta bien entrado el 2022 y aunque aun no somos un Estado Fallido, lo parecemos un motón. El tiempo dirá si en su devenir Europa nos considera tan frágiles como creo que somos y obliga a este Gobierno a gobernar por encima de ideologías populistas y separatistas o simplemente no nos dan un euro y nos despeñamos por el abismo de la soledad absoluta. 

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s