La estrategia del Rey moro

Marruecos es, siempre ha sido, ese vecino molesto que permanentemente da la nota y que esta como loco por implantar su ley. Algo así como el marisquero Antonio Recio de la serie “la que se avecina” pero sin ninguna gracia.

Desde hace mucho tiempo este anejo fronterizo incómodo maneja su relación con España con la “teoría del grifo”, es decir es aquello de que “si me das lo que quiero hago que no te lleguen problemas como el de la inmigración ilegal”, si no prepárate para la que te cae. Y es que el Rey moro abre y cierra el grifo de su justicia cuando le conviene y siempre a cambio de algo. 

Se quejan los podemitas de nuestra monarquía sin darse cuenta de que, cuando “bajan al moro” a por costo, entran en un país regido por un rey injusto que ejerce su dominio absoluto sobre sus ciudadanos mediante una dictadura de fondo con algunas concesiones democráticas para tapar bocas. 

El uso de la inmigración como arma contra España nunca ha sido un secreto. Detrás del flujo de pateras y cayucos que llegan casi diariamente a las Islas Canarias o al sur de España se esconde la estrategia marroquí de presionar a nuestro país por algún interés o capricho que se le haya ocurrido al alauí.

En esta ocasión parece que el conflicto persigue las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y lleva gestándose desde hace meses. Mohamed VI ha decidido aprovechar la crisis económico-sanitaria de la Covid-19 para acelerar un plan que ya había diseñado con antelación.

El 12 de marzo anunció el cierre de las fronteras terrestres con Ceuta y Melilla para luchar contra la pandemia del coronavirus y a las 6 horas locales del 13 de marzo se echaron las verjas. Ocho meses después los candados siguen impidiendo el trasiego habitual en los puestos fronterizos españoles con Marruecos. 

El Rey moro ha puesto en marcha una estrategia de asfixia económica con el objetivo de anexionarse las dos ciudades autónomas españolas. 

Mientras, para nuestro gobierno como en tantas otras cosas, parece que Marruecos no es una prioridad. 

Para ejemplo un botón. La costumbre dictaba que lo habitual era que el primer viaje internacional de un jefe del Ejecutivo español fuese a Rabat y que tuviera una audiencia con el rey de Marruecos, pero entonces Mohamed VI alegó tener una agenda apretada. El gesto mosqueó tanto a Sánchez que a las tres semanas pasó del Rey moro y viajó a París a estrechar la mano de Macron. El alauí tomó nota y las relaciones políticas, sociales y económicas cambiaron a peor y así nos vemos. 

Este gobierno de la dejadez, la prepotencia y el arrebato también ha mirado para otro lado en el tema de las Relaciones Exteriores y lo ha dejado ya claro al nombrar a González Laya. 

María Aránzazu ha llegado y no solo no ha arreglado nada, sino que tiene a la carrera diplomática enervada. Su último gran paso es tragarse al embajador español en Cuba, a la sazón amigo de Ábalos….Pero eso es otra historia.

La ministra es fiel mascota de su amo y señor, así en lo que respecta a Marruecos su última gran hazaña ha sido la de tragarse sin rechistar la píldora que el Rey moro le “indicara” al gobierno español sobre la inconveniencia de que los Reyes de España visitaran Ceuta y Melilla en su tour por las CCAA en verano. Todo lo que dijo fue “no me consta” y la creo, a ella ni eso ni nada le consta. Nuestras Relaciones exteriores son un desastre, pero no desentonan con el resto de las nulas acciones que salen del consejo de ministros. 

Ante esto el alauí, Sidi Mohammed ben [el-] Hassan ben Mohammed ben Youssef [el-] Alaoui, Mohamed para los amigos, se ha visto crecido y ha terminado por apretar las clavijas a estos novatos social-comunistas para mal de España. 

Y en esas estamos: La estrategia del Rey moro se basa en que España tiene un presidente débil con un gobierno sin mayoría estable en el Congreso y disminuido y en que es el momento adecuado de presionarle con una inmigración desbocada que cruza sin freno desde los puertos de Mauritania a Canarias colocando a las islas y por ende a España en una situación imposible. 

Vamos que el Rey moro ya ha calado a Sánchez y sabe donde apretar. Por si fuera poco, ahora además ha intervenido en el Sahara contra el Polisario, dice que, para evitar el colapso en la frontera de Mauritania, quizás, pero de paso pone a prueba la involucración del Gobierno de Sánchez con el Frente Polisario tan amigo de Podemos 

Así que vayámonos preparando. Mohamed siempre ha creído que cuando los musulmanes fueran la población mayoritaria en Ceuta y Melilla se produciría una deriva masiva hacia la anexión sin necesidad del uso de la fuerza.

Pero ojo, en Ceuta ya hay un 43% de ciudadanos que profesan el islam, según el Estudio Demográfico de la Población Musulmana publicado a finales de 2019 por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE). Y en Melilla ese porcentaje es aún mayor. Se alcanza el 51,4%.

Razones sobradas tiene Marlaska para salir pitando, tarde, pero pitando para reunirse con su homónimo marroquí. Ojo a lo que de ahí salga porque este gobierno es capaz de vender a su madre para mantenerse en el machito.

Por si esto no es suficiente, en Canarias la inmigración ilegal crece espasmódica y alarmantemente. A estas alturas del año 2019 habían arribado por mar hasta las costas canarias 1.497 «sin papeles», pero hoy son ya 16.760 los registrados por el Ministerio del Interior en su balance de situación hasta el 15 de noviembre del presente ejercicio. Quedamos avisados

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s