Españoles de saldo

Hace nada que leí la noticia de que el pianista británico James Rhodes había recibido la nacionalidad española por un gesto de Pedro Sánchez y sobre todo Pablo Iglesias en lo que se ha venido a llamar por “carta de naturaleza”.

El termino por si mismo apenas dice nada, pero da nombre a un procedimiento discrecional cuyo fin principal era con intenciones humanitarias, pero que al final es el agujero en la eslora por donde se suele colar sobre todo a los deportistas

Tal y como leí el otro día en el titular de El Confidencial, James Rhodes no es velocista, pero como es “amigo de” ha adelantado a 274.671 personas que están en la carrera por ser español, pero legales, “de los de verdad”.

Esos mas de 270.000 extranjeros llevan años viviendo en España y están en el proceso de obtener la nacionalidad porque es un vínculo que otorga derechos y deberes como ciudadano. Sin embargo, la concesión de la nacionalidad española es un proceso plagado de burocracia y de dificultades.

Estos futuros ciudadanos españoles que solicitan la nacionalidad se enfrentan a un procedimiento y plazos largos. Y a eso, se suma que en España se producen retrasos casi eternos en la tramitación administrativa y resolución de los expedientes ahora complicada aún más con la pandemia de la Covid.

Sin embargo, Rhodes ha logrado que Pablo Iglesias le cuele en esa fila eterna para llegar a la nacionalidad tan solo por ser, digámoslo claro, afín a la causa. Y es que ser español, si eres amiguete de esta nueva casta, resulta algo de saldo, tal es el valor que estos progres de izquierda dan al termino español.

Rhodes es el típico ejemplo de aprovechategui que nada mas llegar a España reconoció como hacerse ver para que el viento de Sánchez y el “morado” le favorecieran y enseguida se hizo progre e “influencer” de la izquierda.

Listo este Rhodes. No digo que no mereciera ser español al contrario tiene el mismo derecho que los demás que lo solicitan, repito 274.671 personas mas en espera. Pero los colegas están para estas cosas, o eso es lo que piensan en este nuevo desastre de gobierno de izquierdas. 

El Gobierno una vez mas se ha saltado los procesos para darse otro de sus caprichos y ha utilizado la formula de la Carta de Naturaleza. Una concesión excepcional que se lleva a cabo mediante la aprobación de reales decretos en el Consejo de Ministros. 

Este procedimiento es injusto y resulta indignante para las personas que llevan muchos años de papeleos y gastando dinero en tasas, exámenes y trámites para poder obtener la nacionalidad.

Pero eso, a este gobierno, le da lo mismo y lo que sea justo se lo pasa, como todo, por el arco del triunfo. Sánchez e Iglesias gobiernan de capricho y no, no es que lo hagan bien, no se confunda el lector, me refiero a que lo hace con extravagancia, por desvarío, atropellando las instituciones y sus normas, abusando del poder como nadie lo ha hecho hasta la fecha, cometiendo todo tipo de tropelías y dando rienda suelta a sus antojos y ocurrencias.

Rhodes ya es español y con ello alcanza una rara condición al poder ser miembro de la Unión Europea y a la vez del Reino Unido del Brexit. Con ello Rhodes puede elegir lo que mejor le parezca en cada ocasión. 

Voy a ver si aprendo yo a tocar el ukelele y consigo que Boris Johnson haga conmigo lo mismo que ha conseguido el pianista Rhodes de los comunistas españoles. 

Claro que me parece que por las tierras de los “british” esta cuestión de la nacionalidad se toma muy en serio y en vez de ser una cuestión de saldillo, como aquí, allí es una cuestión de fondo que se respeta y que no se entrega a cualquiera. 

Lo curioso es que Rhodes se ha estrenado como español de saldo introduciendo una reflexión profunda en Twitter: “Hay, por supuesto, dos clases de españoles. Los que dicen “enhorabuena, ¡bienvenido!” y los que…, bueno, ya sabéis… ¡A los primeros os digo Gracias! y a los últimos: “lástima, cabrón, ahora soy uno de vosotros”. 

Santo y seña de esta nueva progresía Rhodes ha dejado claro el “gran nivel cultural” con la que saluda su inclusión en esta nueva España de sanchistas y comunistas.

Este tipo, Rhodes, demuestra estar a la altura de las circunstancias hasta el punto de que Pablo Iglesias ha ensalzado al “nuevo español” asegurando que darle la nacionalidad “no es tanto por su talento artístico sino por su “compromiso contra el maltrato y la violencia contra los niños” lo que le hacen merecedor de la nacionalidad. Y, es más, le convierten a su juicio en un “símbolo de la nueva España”. 

Es decir, Pablo Iglesias en la misma frase podría estar no reconociendo talento alguno a Rhodes y además prefiriendo dar la nacionalidad a quien habla de la causa de los niños mas que a los niños que llegan a nuestras fronteras.

Es tal la vorágine de estupidez que rodea este gobierno que cada vez que alguien dice que esta legislatura durará hasta el final el corazón se me desboca y entra en una arritmia superior a la que ya de por si tengo.

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s