Yolanda pasa de Sánchez

En su último viaje, nada más llegar a Estados Unidos, Pedro Sánchez parece ser que se reunió con un grupo de inversores y bancos americanos. El afán del inquilino de la Moncloa estaba puesto en convencerles para que trajeran su dinero a nuestro país, pero esos empresarios le han trasladado su preocupación por la reforma laboral que está negociando con sus socios de Podemos.

Sánchez trató de tranquilizarles, para convencerles de que aquí les iría muy bien si traían su dinero, pero no contaba con que apenas unas horas después, la vicepresidenta Segunda, Yolanda Díaz, mandaba desde España un mensaje bien distinto. La “ministra comunista” advirtió de que la reforma laboral se tiene que acometer y que los inversores extranjeros tienen que pagar más impuestos.

El globo del viaje se pinchó y Sánchez salió de tamaño atolladero dando la impresión de que lo que él dice es papel mojado y que si alguien quiere saber como se gestiona España debe mirar a la izquierda del socialista porque en este país nuestro no manda el socialismo sino el comunismo y más concretamente Yolanda Díaz.

A simple vista pudiera parecer que Sánchez manda. Es verdad que en el PSOE lo consideran un killer y que el que se mueve de su foto muere, a los hechos me refiero. Pero Yolanda sabe cómo se las gasta este jeque del postureo y se maneja de maravilla orillando a Podemos y esquivando a Sanchez. Es mas lista que él, ella lo sabe y se nota.

Yolanda Díaz Pérez es una licenciada en Derecho con tres postgrados. Probablemente es, desde que es ministra, la que tiene un estilo más adecuado a su cargo, quizá la mejor del Ejecutivo, con el que convence, que le sirve para reunirse tanto con patronal como con sindicatos y con el que trata de hacer olvidar su pasado (y su presente) comunista.

Yolanda es lista y está bien aconsejada en su imagen. Está marcando la diferencia en cuestión de estilo y ha cambiado su forma de vestir como diputada de Podemos -ese estilo desarrapado, en el que prima lo zarrapastroso y el mal gusto-, por otro más elegante y rotundo, el idóneo para su cargo y responsabilidad, y el adecuado tanto para hablar con sindicatos como con patronal.

La vicepresidenta sustituta de Pablo Iglesias ha sabido marcar su estilo propio y le ha cambiado el paso no solamente a las Belarra y Montero, sino que se impone día si día también al melifluo de Sánchez solo interesado en aparentar y en mantenerse en el machito.

Hace tan solo unos días la comunista dejo claro que está trabajando en construir «un proyecto nuevo» que reconstruya la izquierda alternativa al PSOE, que trascienda las fronteras de Podemos y que deje atrás «egos». 

Lo que es evidente es que Yolanda ha ganado su espacio y Sánchez ha perdido el suyo, hasta el punto de que estemos gobernados por una ideología comunista con un presidente socialista pelele dispuesto a comprar lo que sea con tal de seguir figurando.

Sánchez tragará con todo aquello que logre que le vote en el Congreso toda esa amalgama de partidos enemigos de España que controla gente como Yolanda. Sabe que eso le mantendrá en el poder, le ayudará a que le aprueben los presupuestos o simplemente le evitará tener que ir a dar cuentas al Congreso.

Cumplió órdenes cuando Podemos ataco descaradamente al Rey, o cuando se lanzó contra la judicatura o cuando le exigió que retirase al ejército de segundo rescate en Afganistán, aun pendiente. Es un tipo diligente y servicial y mientras eso sea así puede que se mantenga en la Moncloa.

Sánchez es un cordero en manos de Podemos y de Yolanda. La última orden obedecida es ese plan de los alquileres con el que incluso ha dejado con el culo al aire a su primera vicepresidenta Nadia Calviño que una vez más ha de hacer de tripas corazón y poner buena cara. Es lo que tiene el “ser soga” del impresentable de la Moncloa.

Yolanda no solo se ha comido a Sánchez, sino que una vez digerido ahora va a por Iglesias y su Podemos. Y es que, aunque el líder “ex coleta” designó a la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, para quedarse al frente del partido, el tiempo está variando la jugada. Según han ido pasando los meses la popularidad que ha ganado Yolanda Díaz podría cambiar el rumbo del futuro de Unidas Podemos

Díaz es la típica cazadora política a la espera. No es ladradora como el resto del gineceo podemita. No es una política nacida para dar slogans, por el contrario, pertenece a la caverna comunista formada en su línea más ideológica. Es quizás la mejor preparada para forjar una línea al estilo eurocomunista de Berlinguer o Marcháis y con ello esta muy por encima incluso de su correligionario Alberto Garzón, bufón oficial de la izquierda.

Es por esa concepción de la cultura política del personaje y por su formación por lo que gana cuantas partidas se propone sobre el incompetente de Sánchez. Por cierto, que habiendo visto la entrevista de Evole a su ex visir Iván Redondo uno sale de dudas sobre el pozo de esnobismo y estupidez en el que ha vivido este gobierno en los últimos años.

El hombre que se tiraría al barranco por su cliente/presidente resulta ser una suerte de esnob advenedizo cuya aura de profesional su hundió tan solo con abrir la boca en la entrevista y dio la talla de su incompetencia con el primer termino anglófono que su pedantería le hizo decir. Vamos que donde no hay, no hace falta buscar.

Probablemente Sánchez decidió la defenestración de Redondo cuando en un arranque de imprudencia este confesó en los medios que tenía “una relación magnifica con Iglesias y que eran amigos y empatizaban”.

Con seguridad aquello zanjó la cuestión y finiquitó a Redondo y fue justo con cosas como esa cuando Yolanda descubrió como encorsetar a Sánchez y atarle corto.

Con Iglesias y Calvo fuera, Yolanda alzó el vuelo y silenciosamente, como cazan los halcones, se dedicó a predar sobre todos y cada uno de sus pares hasta llegar a su objetivo.

Sánchez es una pieza fácil para la ambición de Yolanda, demasiado fácil y comerse de un bocado a la izquierda española puede resultarle hoy más atractivo como objetivo. Así que se preparen, podemos estar ante el futuro de la caverna comunista, aunque vestida de Armani.

Pues eso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s