La zorra y la comadreja

En esta historia de la salida de Iván Redondo de la Moncloa lo complicado de entender es quien es cada cual, quien es la zorra y quien la comadreja, pues dependiendo del momento se han ido intercambiando los papeles. La historia de la expulsión del consultor de su paraíso ni empezó, ni acabó, el día en que abandonó las dependencias de la Moncloa, ni mucho menos.

Permítame lector que aporte mi visión particular sobre lo que creo que aconteció según lo veo. El plan de Redondo, pergeñado en horas de despacho, no contemplaba la abrupta salida tal y como se produjo.

Iván se veía rentabilizando su amistad con el “emir de la Moncloa” o bien ascendiendo a la política activa con un puestazo, ¿por qué no ministro? o haciéndose de oro a base de intermediar para las empresas del Ibex 35 con los fondos europeos.

Pero la labor de un consultor no estriba en ganar espacio en gobiernos, sino en permanecer en la sombra. Los asesores en política son eso, asesores, y eso hace que la posición más sabia sea permanecer en un discreto segundo plano. Sin embargo, el canto de sirenas de la Moncloa le sedujo hasta el nivel de suponerse lo que no era, puede pasar.

Parece que la historia comienza cuando en julio del año pasado Sánchez encarga a su ‘superasesor’ la Unidad de Seguimiento del Fondo de Recuperación, es decir la coordinación de la pasta que mandará la UE.

 El visir Iván, una vez más sumaba y seguía. El entonces director del Gabinete de la Presidencia añadía a su poder el papel de encargado, por decisión del presidente del Gobierno, de controlar el destino de los fondos de recuperación de la Unión Europea que le habían correspondido a España. Unos 140.000 millones de euros.

Iván probablemente vio en ello la puerta a su futuro abierta de par en par. Si mi intuición no me engaña debió ser en ese momento en el que Redondo decidió que le daría un año más a Sánchez, mientras él consolidaba su posición con ¨eso¨ de los fondos europeos, pero pasado ese plazo él cuestionaría su propia situación ante Sánchez y solicitaría el puesto de ministro o abandonaría la política para empezar a hacer fortuna a base de asesorar sobre como repartir el dinero de Europa entre las empresas interesadas.

Así pasó el tiempo hasta que Sánchez comenzó a pensar en meter mano al gobierno. Son los días previos al 10 de julio y Redondo decide poner sobre la mesa su plan. Sin embargo, al parecer, Sánchez le niega lo que el asesor cree haberse ganado con suficiencia y Redondo da paso a su ira interior. Su ego no soporta la afrenta del “príncipe de los creyentes” y se mosquea visiblemente.

Sánchez, por su parte, probablemente ni intuye los planes de Redondo y por eso el “emir de la Moncloa” gestiona la crisis con mayor profundidad de la esperada, pero con la mosca tras la oreja por lo que vaya a hacer su visir. Mientras se cepilla a Calvo y Abalos.

Redondo ve que “el hombre por el que se tiraría a un barranco” no le tiene en cuenta y que de ministerio nada, así que decide poner en marcha su operación salida, su plan B. No tendrá poder, pero tendrá dinero.

A estas alturas Sánchez intuye que su “voluntarioso barranquista” le puede dar problemas y decide mandarle a los “migueletes”, ojo no confundir con las milicias de mercenarios de Fernando VII. Serán Miguel Temprano y Miguel Barroso quienes adviertan en una cena a Redondo de los peligros de enfrentarse al “sheik de la universitaria”, pero este es terco y pasa de ellos. Su sentencia está firmada, se irá con el resto.

Mientras, con suma inocencia en el partido se riega la idea de que «al no conseguir dar el salto a la política activa en primera línea, Redondo ha preferido abandonar y reinventar su carrera profesional en la empresa privada».

Mientras, Redondo se limita a poner en marcha su plan B: aprovechará la coyuntura para presentarse como figura clave en la planificación del reparto de los fondos europeos a los del Ibex 35 y se forrará.

Sin embargo Redondo avanza en su plan cometiendo errores absurdos como el de avanzar el reparto de los fondos UE a la patronal catalana en una cita secreta. Fruto de esto se descubre que un investigado por la trama del ‘procés’, David Madí, reveló en una llamada interceptada por la Guardia Civil que Iván Redondo se reunió con los empresarios catalanes para perfilar el reparto de los 140.000 millones de Bruselas.

Mal comienzo. El asesor creyó que podía hacer lo que quisiera, y obvió el rencor de la Moncloa mientras buscaba posicionarse entre las grandes empresas españolas como consultor especializado en CEO´s y presidentes.

Pero el “califa del Paraninfo” odia con fuerza a quien osa contradecirle y parece que ha dado orden de que nadie acepte tratos con el bajo amenaza de enfado gubernamental y ahora el pobre visir Redondo, aquel que como Ícaro quiso tocar el sol, ve como sus alas pueden deshacerse por el calor abrasador que emite el Palacio de la Moncloa.

Redondo buscó revancha sobre Sánchez concediendo las entrevistas con Evole y Antena 3 en las que ha ido contando su historia según le parece. Incluso en un arrebato de arrogancia ha permitido la publicación de un libro de memorias.

Sabe Redondo del poder de los medios y no es baladí el esfuerzo que hace por comprometer a Sánchez probablemente en el momento más delicado de la legislatura. Incluso se ha permitido dar algún consejo públicamente a Yolanda Díaz.

En fin, esta historia, de la zorra y la comadreja, está en pleno desarrollo. Ambos tienen dientes y ambos son cazadores, pero aún habrá que esperar para ver quien gana, o quizás no gane nadie, o quizás pierdan los dos.

Mientras España sigue esperando enferma del virus a que lleguen tiempos mejores y podamos ver un futuro más allá de zorras o comadrejas con historias vacuas que en nada nos ayudan a salir del pozo en el que estamos.

Pues eso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s