El Sálvame Deluxe de este gobierno 

En noviembre de 2019 España se desayunó con la noticia de que Irene Montero había publicado en las redes sociales el nombre y apellidos de la propietaria de una vivienda alquilada, denunciando que estaba subiendo el alquiler a sus inquilinos.

Sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, Montero cometió una manifiesta ilegalidad dado que el contrato de alquiler ya había cumplido los 5 años de prórroga forzosa -habían pasado 12- y, por tanto, la propietaria sí podía plantear a sus inquilinos unas nuevas condiciones, entre las que se incluía una nueva renta superior a la anterior.

Pero a la mindundi de la hoy ministra se le ocurrió que mandar al escarnio publicó el honor de la propietaria le daría titulares y fama de castigadora y que al final nada la pasaría, y así fue.

Esta anécdota la traigo a colación para poner en evidencia la facilidad de gatillo que hay en este país para poner en solfa el honor de la gente. Lo digo porque acabo de ver la lista de deudores a la hacienda pública, pero a la vez sigo esperando la lista de violadores, pederastas y agresores de género que creo mucho mas útil para la población que saber quien debe qué.

Estafar a hacienda además de ser ilegal “está muy feo”, pero no juega con la vida de nadie. Además es un problema achacable a la mala gestión pues deja claro que quien ha de vigilar porque esto sea sí comete errores de bulto.

Ahora bien, como en todo, en este país los deudores por encima de 600.000 euros pasan del tema y es que aunque parece que son perseguidos, no sufren la cicatería por parte del fisco de la misma forma que lo sufre un ciudadano común.  Estos no tienen los mismos recursos, abogados y asesores que apelen y apelen hasta la saciedad. Por cierto relájese el lector, que yo sepa, no le debo un duro a hacienda…de momento.

A este gobierno le gusta más un titular que a un tonto una gorra de cuadros, pero no se atreve a publicar la lista de quienes atentan contra la seguridad y las vidas de los ciudadanos. Si, en cambio, le parece bien publicar el “cotilleo” de quién debe y cuánto, como si eso fuera a forzar a los deudores a pagar por vergüenza y el escarnio fuera el bálsamo de Fierabrás para que no se produzcan imitadores de los infractores.

Mal andamos si en este país se acepta el cotilleo de quien debe  por encima de quien mata, viola o agrede a quien. Claro que si lo ponemos en contexto también habría que decir que existe una cierta locura y asintonía en eso de igualar las penas de quienes roban y las de quienes matan. Pero lo reconozco eso es materia de otro costal.

Para colmo en julio del año pasado se publicó una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que establecía que, aunque existe el derecho de presunción de inocencia, el hecho de que la Fiscalía filtrara el nombre de un acusado en los medios de comunicación cuando una causa no se encontraba bajo secreto no tenía relevancia penal.

Menudo galimatías indecente, es decir que a pesar de que el juez de una causa hubiera pedido expresamente que no quería ver “bajo ningún concepto” en los medios ,información relativa a la causa y en especial el nombre, datos personales y económicos, DNI, direcciones o actividades mercantiles, a la fiscalía le dio lo mismo y filtró a las agencias el dossier completo.

Y es que este es un país cotilla y aún pendiente de aprobar algunas prácticas democráticas. Tal y como me dijo una vez un buen amigo “en España el periódico que más se lee es el Marca, la revista que más se lee es el Pronto, y el programa que más se ve es Sálvame” ¿Qué puedes esperar de un perfil de país así?

Siento decirlo, pero a lo largo de mi experiencia profesional he comprobado que sí somos  así y lamentablemente de ello se aprovechan quienes nos gobiernan, a las pruebas me remito.

Lo que nos causa morbo nos resulta más interesante que lo que nos mata o viola. De poco me sirve saber si fulano o mengano debe dinero, pero parece encantarnos hablar de ello en las tertulias o destrozarle en los programas del “corazón”.

Nos las damos de reyes de la ética cuando más de uno esconde aquel papel, que no factura, que el fontanero, electricista o quien fuera nos dio como comprobante, repito que no como factura, eso si sin IVA.

Sin embargo, nuestros líderes de opinión se escandalizan y soban el derecho a la intimidad y el secreto judicial cuando se trata de exponer los nombres y datos de quienes representan un peligro más que potencial para la sociedad. Eso sí todos, unos y otros, nos llevamos las manos a la cabeza cuando se produce el asesinato de un niño que juega en un parque o se viola y mata a una chica, habiéndolo podido evitar si los vecinos de ese pederasta o asesino hubieran sido avisados del peligro.

Somos un país gobernado por timoratos y tibios, pero como se suele decir, cada pueblo tiene el gobierno que se merece y por algo vota de la manera que lo hace.

Si estamos dispuestos a destrozar la vida de quien debe dinero a hacienda deberíamos estar también en condiciones de crear una base de datos constantemente actualizada  de quien resulta culpable de violación, asesinato o pederastia.

Queda por saber cual es el fin real de la ley de protección de datos, hecha supuestamente para preservar el anonimato de las personas, eso si, por lo que se ve, con la excepción de quienes se ven envueltos en asuntos monetarios y es que en este país “la pela sigue siendo la pela”.

En fin, que a este país y sus gobiernos le gusta más el Sálvame Deluxe y el morbo de saber a quién poner a parir que la información que pone sobre aviso a la población sobre quién puede matarla o violarla.

La base más grande de estos criminales se encuentra ya en Gran Bretaña y contiene 38 millones de datos de violadores y asesinos. En Estados Unidos, el registro de violadores existe desde 1996 y fue creado luego del asesinato de Megan Kanka, una niña de 6 años. Desde 2003, sus datos son públicos

 Me gusta mi país y es por eso que no me gusta que pase por frívolo, banal o insustancial como parece querer hacer su gobierno.

 Pues eso

Un comentario sobre “El Sálvame Deluxe de este gobierno 

Responder a ramrock Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s