Feijóo y el vuelco del destino

La derecha y el centro-derecha españoles, amén de cierta miopía y complejos, tienen la costumbre de embarcarse cíclicamente en una espiral cainita que le pone en el disparadero, dejando generalmente múltiples cuestiones pendientes que poco o nunca se resuelven.

En el Partido Popular, tras cada crisis interna no solía haber nada nuevo bajo el sol. Se cumplía con el axioma de que más allá de la amenaza del enemigo estaba la de compañero de partido. Las luchas cainitas en el PP han sido el pan nuestro de cada día y eran capaces de dejar con la boca abierta hasta a sus más leales votantes.

Pero en esto llego Feijóo con el objetivo claro de dar un vuelco a nuestro destino. Para quien no lo conozca su presidencia puede parecer una más de las varias que han pasado por el PP. Para quien lo conozca sabe que esto no será así.

Más allá de los pactos de no agresión conseguidos con las CCAA del PP, Feijóo no es amigo de tonterías y guerras, ni en el partido ni contra otros. Feijóo mezcla mal, muy mal, con la descalificación y el insulto. No lo toleró en años de presidencia en el PP gallego y mucho menos en el gobierno de Galicia.

Alberto sabe muy bien que desde hace tiempo los ciudadanos asisten con indiferencia a estas trifulcas y que el desapego por la política, derivado de ello, gana cada día terreno y hace la distancia con los políticos algo abisal. ¿A alguien le extraña?

Es cierto que las malas costumbres en la vida interna de los partidos son harto difíciles de cambiar, pero Feijóo sabe muy bien que esas trifulcas no son más que un gasto inútil de energías en un escenario como el que atraviesa España; en medio de una situación de emergencia que ha destrozado desde hace ya demasiado tiempo cualquier atisbo de normalidad económica y social.

Alberto Núñez Feijóo sabe ganar elecciones es verdad, pero España no es Galicia y además no cuenta con mucho tiempo para forjar un partido ganador capaz de recuperar a los votantes del PP que se fueron con Vox y de presentar una propuesta que sea lo suficientemente realista, eficaz y moderada como para no asustar a los de centro.

En lo primero, los votantes que huyeron a Vox no lo hicieron por ser de extrema derecha, sino porque el PP traicionó sus valores y dejó que Vox se apropiara de ellos. Pero Feijóo es la fiel representación de los valores del partido que los gallegos han reconocido al votarle elección tras elección en su Galicia natal

En lo segundo, la renuncia a pelear con el PSOE en lo ideológico ha hecho que el elector piense que PP y PSOE son prácticamente lo mismo. Ese votante ve esto como una perdida de identidad, ve un partido con personalidad plana que hace que votar al PP no sea muy motivador. Basta con comparar la entidad de los personajes al mando para darse cuenta de hasta que punto llegan las diferencias entre un hombre de Estado como Feijóo, y un aspirante a nada.

El principal error de su predecesor es que no inicio nada convencido de lo que hacía. Su fracaso llegó a alcanzar su culmen cuando dijo que el PP tenía que parecerse a la sociedad. Aquella aseveración implicaba renunciar a transformarla y esa actitud, sumada a los incumplimientos previos de los últimos años de Rajoy, hizo no tanto que los votantes rechazaran la propuesta del PP, sino que no se la creyeran.

Dicho de otra manera: cuando el PP defiende una idea, el problema no es que la comparta con Vox, el problema es que muchos votantes, especialmente los de Vox, no piensan que la vaya a defender cuando gobiernen.

Feijóo es un líder creíble y confiable y ya ha avisado, Sánchez debe «rectificar, modificar o enmendar» su plan, o estará «invitando» a los ‘populares’ a no apoyarlo en la Cámara Baja, y es que hay un enorme malestar por haber pasado de la bajada de impuestos a la que se comprometió en la Conferencia de Presidentes de la isla de La Palma.

Sin embargo, el gran tema a corto será el pacto sobre el Consejo del Poder Judicial. Es imperativo para España cerrar este tema, pero Feijóo ha de tener cuidado en la forma. Deberá hacerlo evitando caer en la cesión sectarísta que desea Sánchez, pero sobre todo dando satisfacción al clamor de independencia en la justicia que tanto desean sus representantes.

Por otro lado los desafíos a nivel interno no son pequeños. Feijóo debe afrontar la renovación del partido poniendo fecha a la decena de congresos regionales pendientes. El más polémico, el del PP de Madrid, ya tiene fecha y previsiblemente supondrá la elección de Isabel Díaz Ayuso como nueva presidenta del PP madrileño.

Además, debe organizar al partido para ponerlo en disposición de afrontar el próximo ciclo electoral que, en teoría, tendrá en las elecciones andaluzas el primer reto.

Mas allá, el nuevo presidente del PP tiene que poner la proa del partido cara a mayo de 2022, en las elecciones municipales y autonómicas. Esto sin contar con que el falaz Sánchez no rompa su palabra y convoque para este año las generales a la luz de cómo le van las cosas, es decir mal.

Pero con carácter inmediato, Feijóo tiene que organizar su sucesión al frente del partido en Galicia. La llegada de el que hasta hoy ha sido su fiel escudero, Alfonso Rueda, hombre leal, amigo y de probada valía y eficacia, ha sido una gran decisión y un gran acierto.
Pero queda garantizar un equipo fuerte que lo apoye y cubra de los ataques que sin duda tendrá. Y es que mas pronto que tarde la progresía de siempre tratara de patear a Feijóo en el, con perdón, culo del nuevo presidente gallego. Esperemos que, aunque el equipo del presidente se haya desplazado con él a Madrid, Rueda componga pronto el suyo como primera prevención.

El caso es que “O Presidente” tiene mucho trabajo por delante y muchas decisiones delicadas que tomar, está en juego el destino de España. Pero no tengo dudas de que “O Presidente” sabrá como volver a hacer de este país una nación con la que el mundo pueda contar.

Pues eso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s