Estamos en la mierda, pero no pasa nada

Todos lo hemos pensado alguna vez, pero se imagina el lector que esta insensatez que nos gobierna, este estado de permanente mentira, este completo absurdo de presidente al mando, en fin, que este «mamarrachismo» reinante que dirige el país fuera del PP y no de esta recua de incompetentes que se dice gobierno de izquierdas.

Las calles estarían permanentemente incendiadas, las barricadas de los “simpatizantes” adornarían paseos y avenidas, la prensa del Régimen no tendría suficientes páginas ni tiempo en radio y televisión para cargar suficientes insultos contra la derecha, en fin, que la revolución de la izquierda progresista estaría a punto de convertirse en realidad.

Pero no, nada pasa.

Estamos haciendo el más tremendo de los ridículos ante el mundo, pero nada pasa. Nuestro CNI, otrora uno de los servicios de inteligencia más serios y con mayor crédito de todo el mundo, se ha convertido hoy, gracias al sanchismo reinante, en el hazmereír de ese mundo. Y todo a las puertas de la reunión más importante de la OTAN que tendrá lugar en nuestro territorio.

Pero no, no pasa nada

Las instituciones de este país son puestas bajo las patas de los caballos nacionalistas, filo terroristas y separatistas, enemigos declarados de España. Este gobierno consiente, casi aplaude, que estos desarbolen tanto la Justicia como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Pero no pasa nada

Nadie habla de los enormes contratos que este gobierno concedió a empresas harto cuestionables, cuando no creadas al filo de la oportunidad, sin currículo profesional anterior y al calor de múltiples comisionistas. Pero eso si, los medios del Régimen hacen un mundo de otros de infinito menor valor y todo por apellidarse Ayuso. Uno se pregunta ¿Dónde están las investigaciones judiciales y periodísticas?

Pero por pasar, nada pasa

Y aquella línea aérea chavista, con un solo avión escacharrado, generada al calor de empresarios sospechosos, ¿cómo se llamaba?… Ah, si Plus Ultra. Fue rescatada con una inyección de 53 millones de euros en préstamos de SEPI (Fondo español de Apoyo a la Solvencia de las Empresas Estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), es decir, todos nosotros. Un fraude del que nadie habla y sin solución a la vista, tremendo.

Pero no lector, no pasa nada

Y ¿Qué ocurre? Con escándalos como el de Oltra y su marido en Levante, donde una niña de 14 años acusó a Luis Ramírez Icardi -entonces marido de la vicepresidenta de la Generalitat, Monica Oltra – de haber abusado sexualmente y que parece haber sido ocultado a sabiendas

No busque lector, porque nada pasa

Este soberbio, histriónico y patético presidente ‘sanchista’, que es en lo que ha convertido y reducido al PSOE, en un ‘sanchismo’ puro y duro a su imagen y semejanza -en menos tiempo que canta un gallo- y le ha arrebatado el título de ‘presidente más embustero’ al propio ‘ZP’, relegándole al segundo puesto.

Pues bien este Sánchez se ha convertido –por méritos propios- en el presidente más mentiroso, más prepotente y más nefasto desde el reinado de Fernando VII., y ha hecho de la Moncloa su tesoro, su dios es la mezquindad, su ley, el trato y la trola, su única patria imperar.

Pero no querido lector, no pasa nada.

Es como si esta España nuestra de sabanas blancas, que diría Ana Belen, estuviera anestesiada y consintiera inánime que la violaran y maltrataran. No pasa nada de lo que pasaría si este gobierno no fuera parte de esta nueva izquierda que se hace llamar progresista y cuyo santo y seña es la incompetencia y el abuso de poder y si lo fuera del Partido Popular.

Si alguna vez la izquierda se planteo una superioridad moral sobre el resto de las ideologías, no será en estos tiempos que corren cuando lo justifique. Sánchez ha logrado hacer del socialismo un sinónimo de mentira, constante, pertinaz e ineficaz que debe de acabar ya.

Pero no es de recibo que mientras todo esto ocurre la prensa permanezca sedada, los medios no llamen a la toma de posiciones y por la calle no pasee ninguna de esas pancartas que tan alegremente acuden al llamado de sus patrones, aquellos que los pagan por su ruido contra la derecha.

Echo de menos a los vocingleros que gritan cuando una supuesta injusticia aparece, a los pardillos que la izquierda tan generosamente abona para que formen coros que armoniosamente griten contra el gobierno.

Echo de menos a esos alegres creativos que diseñan consignas contra los capitostes al mando cuando se lo sugieren los podemitas. En fin, que los socialistas y comunistas y filo terroristas y separatistas e independentistas no han activado a sus hordas contra el gobierno, pero … ¡Estúpido de mi ¡no me he dado cuenta de que esta vez el gobierno es suyo… Ahhh por eso es el silencio y por eso no pasa nada. Estúpido de mi.

Pues eso

Un comentario sobre “Estamos en la mierda, pero no pasa nada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s