¿Que sabe Mohamed VI?

A medida que el mundo se vuelve más y más confuso, tendemos a centrarnos en lo que tenemos delante, ignorando las fuerzas arrolladoras que en realidad cambian y definen nuestras vidas.
Y como cada vez trabajamos más horas y cobramos menos, cuando tenemos algo de tiempo libre, lo último que queremos es pensar en el gobierno, los políticos nacionales, nuestra carga fiscal…etc.

Solo pensando así se explica que para muchos la situación actual de España pase si no inadvertida, si como algo contra lo que no se puede luchar o en el peor de los casos simplemente se acomoden y siguen votando con el estómago a quien nos conduce a la miseria y al desastre.

A estas alturas no creo preciso mencionar los nombres y los cargos. Todos los días cometen un error, nos generan un problema, o simplemente nos mienten y de todo lo malo que nos ocurre echan la culpa a Putin o la guerra de Ucrania.

Una vez tras otra el gobierno nos llama a mirar al árbol para que no veamos el bosque.  Y ahora tratan de contarnos que a pesar de que al CNI le resulta verosímil que la inteligencia marroquí hackeara los teléfonos de Sánchez y los ministros, dudan de que se haya chantajeado al presidente con ello.

Miren, haría falta ser muy idiota, pero muy idiota, para creer que los más de dos gigas que fueron sustraídos (de los que aún no se conoce nada, ni en qué consistían ni si se trataba de contenido secreto) del teléfono del líder socialista no les ha servido para nada a los marroquíes y que nada han tenido que ver con el cambio súbito, inexplicado y fuera de sentido de Sánchez sobre el Sahara.

Si quieren creérselo allá ellos, aunque esto suene a un intento del CNI por tratar de librar el culo de este presidente, aunque sea cerrando el tema en falso, como siempre con este gobierno.

Sabido es que Mohamed VI le tiene una tiña especial a Sánchez desde que no convocara aquella reunión con Marruecos tan pronto llegó a la presidencia.

Desde entonces han pasado meses y se han producido acontecimientos para todos los gustos, desde la crisis diplomática que comenzó cuando España acogió al líder del Frente Polisario y que siguió con la llamada a consultas de la embajadora en Madrid, hasta que estalló definitivamente con la llegada de cientos de marroquíes a Ceuta.

Aun así, el 18 de marzo nos desayunamos con la publicación. por parte de la agencia oficial de prensa del régimen marroquí, de la carta enviada por Pedro Sánchez Pérez-Castejón, a Mohamed VI de Marruecos, anunciando el apoyo del Gobierno de España a la posición defendida por Marruecos en relación con el conflicto, abierto, sobre el Sahara.

Pero Mohamed VI tiene intacto y completito el contenido de los gigas presidenciales, aquellos que le robo a Sánchez en la pasada primavera.

Sorprendentemente, Sánchez ha pasado de hacerse arrumacos con el Frente Polisario a mantener relaciones indecentes con el gran enemigo de esta organización terrorista.Ante esto no hace falta ser muy listo para ver lo obvio: y es que el Comendador de los Creyentes, Mohamed VI, lo tiene trincado por los mismísimos congojos, siendo fino.

Seamos sinceros, ante esto y teniendo en cuenta que Sánchez es un geta, que tiene de socios a proetarras y golpistas catalanes y que lo del respeto a la ley no parece seducirle para nada, resulta lógico pensar que en su terminal hay chicha, mucha chicha, de la que hace daño.

Mucho me temo que a pesar de lo que diga el CNI, Sánchez ni por asomo quiere contrariar a quien le puede ventilar con tan solo mover un titular en un medio de comunicación cuando le convenga.

Hay incluso quien señala que su esposa, Begoña Gómez, tiene negocios provechosos en Marruecos, sin olvidar que el rey del postureo y el Falcon busca desesperadamente un puesto en alguna organización internacional porque sabe que sus días al frente del Gobierno están contados

Al hilo de esta última precisión conviene saber que nada de eso sucederá si Sánchez no cuenta con la bendición de EE. UU., que en otro orden de cosas ha nombrado extraoficialmente a Marruecos socio preferente, que en otro orden de cosas ambos países andan estos días de maniobras militares a gran escala y sin la presencia de España.

Por cierto, ¿a alguien le cabe la menor duda que siendo tan estrecha la nueva amistad entre Marruecos y EE. UU. estos últimos han sido ajenos al espionaje al de la Moncloa y al contenido de los famosos Gigas?

Quizás también ahí hay que buscar razones del silencio de todos en el asunto Pegasus, que por cierto es un software israelí, país también socio estratégico de EE. UU. y Marruecos.

En política se suele decir que, si camina como un pato y grazna como un pato, lo más seguro es que sea un pato.

Así que querido lector, si a Sánchez le han quitado la pasada primavera los gigas que le han robado, si el CNI dice que han sido los marroquíes y si sin explicación alguna a nadie, Sánchez ha roto con los polisarios, disgustado a los argelinos y se ha besado con Mohamed VI lo más seguro es que sea un pato.

Solo falta por saber ¿Qué tiene el moro? ¿Qué había en esos gigas?

Pues eso

Un comentario sobre “¿Que sabe Mohamed VI?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s