Aquí huele a muerto

Se acabó la broma. Esta legislatura está dando sus últimos estertores. Es verdad que queda año y medio para finiquitar esta pesadilla, pero a partir del resultado de las andaluzas, ese tiempo se me figura más corto.

Pocos placeres como ver la cara al Comité ejecutivo del PSOE el día siguiente a la victoria de Moreno. No cabe duda de que entre ellos se miraban de reojo, desde su rictus cadavérico, pensando eso de “aquí huele a muerto”.

Dicen las lenguas viperinas, pero bien informadas, que saliendo de ese comité empezó la batalla soterrada por colocarse en sigilo y a espaldas del jefe, para el futuro, sin el, sin su mesías, sin Pedro I el Monclovita.

La primera ha sido Adriana Lastra que a la vez que se confiesa como mano derecha de Pedro, a la vez busca posicionarse para el “día después”.

Y es que si nos fijamos en el PSOE el cinismo ha echado raíces y ahora nadie está a resguardo. No hay más que mirar a Espadas, el funesto candidato a la Junta de Andalucía, le ha pasado lo mismo que al pobre Gabilondo. En cuanto empezó a oler a cadáver se quedó más solo que la una.

La foto del domingo electoral tras los resultados dejaba claro que el PSOE nacional dejaba a su suerte al pobre hombre. Pobre Espadas el que se creía ungido por Pedro Sánchez, pronto comprobó lo que vale tal cosa, nada o menos.

Y es que Sánchez en cuanto percibe el olor a difunto sale por pies. Jamás acudirá en apoyo de un candidato, amigo, diputado o lo que sea. Es de esa especie de tipos a los que nada le interesa que no sea el mismo.

Si no comprobemos como el aluvión de medidas contra la crisis, las saca ahora y no antes cuando quizás le hubiera venido bien al tal Espadas, o incluso antes de esto, cuando España empezó a sufrir la crisis. Pero no, Sánchez únicamente se moja el culo cuando le huele a pólvora, como ahora.

Hoy Sánchez, desde su convencimiento de que somos tontos profundos, trata de ganarse el aprecio de los españoles con medidas que podía haber sacado hace ya tiempo y evitado así la ruina de un país. Pero no lo saca ahora para ver si se libra del incendio en que este nuevo Nerón ha metido al país y a su partido.

Con un país quemado y un partido acojonado, Sánchez ha reunido a su gobierno Frankenstein para dar una imagen de unidad a la hora de presentar estas nuevas medidas. Quiere con eso que parezca que son medidas de izquierdas ganando el aval de podemitas y comunistas.

Sin duda no se ha enterado de que según los andaluces la izquierda a su izquierda es una mierda y que para esos socios mejor que gobierne el centro-derecha, lógico y loable. De nada le va a valer ese aval izquierdoso que busca, porque a estas alturas, con eso, ya no engaña a nadie.

Pero si esa izquierda a la izquierda no vale para nada, los suyos propios rozan la comedia. La vicesecretaria general del PSOE tuvo los santos bemoles de asegurar el domingo electoral que el candidato del Partido Popular a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, había llegado a las elecciones del 19-J tras superar la crisis del coronavirus «con los ingentes recursos aportados por el Gobierno de España».

Tiene que ser que lo hace a propósito, porque tamaña estupidez solo puede ser fruto de una intención clara de pasar por la política como una tonta funcional profunda, sin solución posible.

Pero lo más gracioso es que, según leo en el Vozpopuli de mi magníficamente informado y amigo Agustín Valladolid, la vicesecretaria general mantiene un enfrentamiento con el secretario de organización, Santos Cerdán. Y todo porque, según varias fuentes socialistas consultadas, Lastra está tomando posiciones ante la previsible caída del líder, Pedro Sánchez.

Sigue oliendo a muerto. No se sabe quien es el difunto, pero las campanas tocan a muerto, aunque a diferencia de las campanas de las iglesias que doblan de forma pausada e intercalada y hay diferencias si anuncia la muerte de un hombre, de una mujer, en el gobierno aún no se le ha puesto el sexo.

Lo que si está claro es que el PSOE, o mejor dicho su gobierno sanchista, ha sacado el guiñol para tratar de engañarnos una vez más y pretende mediante una campaña de imagen, pura imagen, que nos creamos que trabaja a favor nuestro y que va a luchar por los ciudadanos, pero eso es cosa que no ha hecho en los años que lleva subido al machito el visir de la Moncloa.

De momento dice que se va a reunir con Biden el martes y está convencido que con eso subirá nuestro aprecio como líder, pero al pobre Joe le han montado la visita a la Moncloa porque somos el país anfitrión de la reunión de la OTAN, cuestión de educación, no porque le dé crédito alguno a Sánchez.

Sanchez es un cero a la izquierda en temas internacionales y como sabemos un «menos mil» en política nacional. No me quiero imaginar el tamaño de la pedorreta que Biden le hará desde el coche cuando este abandone la Moncloa, de «record Guiness».

Eso si, ese martes o como mucho el miércoles todos los medios afines al Régimen destacaran el buen tono de la reunión y el buen rollo de Biden con nuestro presidente.

Pero un consejo si me atrevo a darle yo a nuestro Pedro para esa reunión, perfúmese presidente, perfúmese mucho, que no se le note el olor a muerto.

Pues eso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s