Callan, pero nos condenan al frio del invierno y la recesión

No ha podido ser más claro Emmanuel Macron con sus ciudadanos sobre lo que se nos viene encima este invierno. Macron ha asegurado que «Creo que asistimos a una gran convulsión, un cambio radical. En el fondo, lo que estamos viviendo es el fin de la abundancia, de la liquidez sin coste”.

En cierto modo, lo que Macron ha anunciado puede considerarse una especie de apocalipsis económico en una Europa agostada por una pandemia que deja grandes secuelas sociales y a la que ha seguido una guerra en Ucrania por el capricho de un autócrata.

Por si esto fuera poco, la situación se hace aún más complicada con la sombra de una inflación que pesa sobre la economía global a la que acompaña un peligroso riesgo de recesión en Europa y todo en medio de una climatología adversa con altas temperaturas que nos han golpeado este verano y a las que ha acompañado esta terrible sequía, esta pertinaz sequía.

Macron era, hasta hoy, un político optimista entre los políticos europeos y mundiales. Es un tipo muy competente y sólido que ha sabido templar la complicada política francesa con seriedad, sin aspavientos y sin grandes declaraciones negativas.

Es por esto por lo que me parece que esta vez la situación que se nos echa encima a partir de setiembre va a ser, no quiero utilizar el término, pero debo, terrible.

Cuando un político equilibrado y sólido como Macron advierte a sus ciudadanos de que “Debemos proteger nuestro país con ambición, preservar lo que sea necesario y proteger a los que lo necesitarán», lo confieso, me echo a temblar.

Sánchez de momento sale de viaje cada dos por tres para venderse en los foros europeos. Él, a lo suyo, sabe que tendrá muy difíciles las próximas elecciones, incluidas sus generales y por eso ha decidido venderse en los ambientes internacionales. Se está buscando un futuro más allá de nuestras fronteras. Créame lector, el resto de los ciudadanos le importamos poco, siendo sinceros nada.

Y es que tenemos que afrontar la visión de Macron con el peor gobierno de la historia de nuestro país.

Un gobierno que por toda solución solo es capaz de insultar, ministro tras ministro, a Feijóo. Hasta once ministros han insultado ya a Feijóo este verano: «vago, sectario, ignorante, cínico, inmaduro, mentiroso…»

En su locura, su” Sanchidad” piensa que tirándole acusaciones sin base y haciendo que esto provenga de todos sus ministros, logrará convencer a los españoles de su propia bondad. Este tipo es torpe hasta para eso.

No sé si se han dado cuenta amigo lector, pero el CIS de Tezanos permanece en silencio. No ha salido a rebatir los sondeos de los institutos privados que dan por ganador a Feijóo por una gran ventaja que crece sondeo tras sondeo.

Por otro lado, y volviendo a nuestra desgracia, según los datos del Ned Davis Research (uno de esos institutos de prestigio que no quiere mencionar ni Sánchez ni su gobierno) la tendencia de España es no solo preocupante sino muy peligrosa. Resulta complejo encontrar una combinación económica más dañina que unos precios al alza y unos niveles de desempleo elevados. Esta combinación supone, y supondrá, una tremenda caída del poder adquisitivo de las familias.

Según el FMI, España ocupó en 2021 la primera posición en el índice de miseria dentro de los países industrializados.  

La inflación está presentando tasas de variación en España que la hacen estar a la cabeza de los países europeos (salvo los bálticos y algunas economías del este), mientras que la tasa de paro sigue siendo la segunda más alta del Viejo Continente (solo por detrás de Grecia).

Mientras esto ocurre y el gobierno insulta a Feijóo la única a la que he oído hablar con cierta realidad y vergüenza torera ha sido a Margarita Robles al referirse a la posibilidad de cortes de gas a Europa.

Robles incluyó a España en su análisis de situación con previsiones de un invierno muy complicado, y lo ligaba con el decreto de ahorro energético que su mesiánico líder nos está haciendo tragar. Dijo Robles: «Creo que no somos muy conscientes de que el invierno va a ser durísimo, Putin ya lo está haciendo, pero va a usar los cortes de suministro de gas. En este momento Putin no puede ganar esta batalla y nos tenemos que preparar»

Querido lector, póngase a cubierto y prepárese pues si le pareció larga y mal gestionada la pandemia, lo que se nos viene encima puede ser una hecatombe que pocos bolsillos podrán pagar.

No confíe, querido lector, en su comodidad actual, me temo que Macron tiene razón y se nos viene la mundial.

Como será si la ministra Robles, ese verso suelto del gobierno social comunista también ha salido a advertirlo mientras los empesebrados tratan de ocultar la verdad del futuro, para evitar una debacle electoral mayor.

Esta vez el mundo no va a necesitar una glaciación para cambiar. No habrá dinosaurios que desaparecer. Pero eso si me temo que todo va a cambiar a peor y quien debería estar vigilar por nuestro bienestar está a otras cosas. Corren malos tiempos para la lírica… y para nosotros

Mala suerte si los que mandan ya han gritado ¡¡Sálvese quien pueda!!

Pues eso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s