El chorreo imparable de dinero para autobombo de Sánchez

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo aumentó en 40.428 personas en agosto, 1,4% más que en julio, volviendo a situarse por encima de los 2,9 millones de parados, concretamente en los 2.924.240 desempleados.

Mientras esto ocurre, se prevé que los salarios reales (esto es, descontando el efecto de la inflación) caerán en España al doble del ritmo que lo harán en el conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Por su parte, Cruz Roja ha informado cómo en apenas dos años se ha duplicado la cifra jóvenes de entre 16 y 30 años que acuden a pedir ayuda por falta de empleo y de ingresos para poder pagar sus estudios, pasando de los 100.000 que atendía antes de la pandemia a cerca de los 200.000 (196.897) solo en España

Por otro lado, al INE no le cupo más remedio que publicar el dato definitivo del índice de precios al consumo (IPC) correspondiente al mes de agosto en España. Este dato confirma un nuevo récord en la inflación de los alimentos y deja en el 10,5% el IPC de agosto. Los alimentos y bebidas se han encarecido un 13,8% respecto a 2021, un incremento sin precedentes en toda la serie histórica que se remonta a 1994.

Pero siendo esto así, se sorprenderá el lector si le digo que el dato que más me preocupa  a mí personalmente, es que si hace un año Sánchez superaba siempre la barrera del 10% de audiencia en sus entrevistas en TV, el pasado martes bajó al 6%, lo que se ha convertido en su particular récord negativo.

La caída en la audiencia de las entrevistas a Pedro Sánchez viene a sumarse a la bajada en los sondeos y es que la audiencia de las entrevistas concedidas por el líder todopoderoso a sus televisiones afines revela su declive sostenido en el tiempo y una falta total de empatía y credibilidad entre los ciudadanos y su gobierno.

Lo que me preocupa, lector, es que España desconecta del gobierno y de sus medios y Sánchez lo sabe, y de ahí mi preocupación. Tan pronto ha percibido el monclovita esta situación ha aumentado groseramente sus presupuestos de autobombo olvidándose de las penurias de los ciudadanos.Sánchez es un ególatra que verdaderamente cree que la gente debería amarle por “todo lo que hace por nosotros”. No comprende, ni le interesa comprender, que los españoles en su mayoría le desprecian y se lo hacen ver cada vez que se desplaza para pasear el palmito.

Ante esto, Sánchez en vez de gastar el dinero en revertir esta situación ayudando a los ciudadanos, ha decidido gastarse hasta lo que no tiene en publicidad del gobierno.

Ya a comienzos del año asignó 158 millones de euros en publicidad de autobombo para sus ministerios. Dinero que sus “afines” han ido gastando sin ton ni son en estupideces (véase el ministerio de Garzón o de Montero).

Y es que hay que saber que cuando llegó Sánchez a La Moncloa, el Ejecutivo manejaba 70 millones al año para publicidad oficial, para 2022 presupuestó 158 pero a día de hoy ha incrementado la partida con otros 35 millones de euros, pese a la crisis. Es decir, acabaremos 2022 con un gasto de 193 millones de euros en propaganda de autobombo.

Pero eso no es todo, por si fuera poco Sánchez y su gobierno se han apresurado a contratar 53 millones de euros más de publicidad para 2023, que como el lector sabe es año electoral.

 Los distintos ministerios ya están tramitando grandes campañas de propaganda y autobombo para el próximo año, pese a no tener aún proyecto de presupuestos. No dude el lector que, “por casualidad”, todas caerán en los meses y semanas previas a las elecciones.

 Lo gracioso es que se han hartado en señalar al PP por la supuesta irregularidad de contratar campañas institucionales en estos periodos preelectorales, acusándoles y señalando imputaciones y ahora para ellos resulta vital acelerar los expedientes recurriendo a la fórmula “extraordinaria de la contratación anticipada”. De coña.

Es decir, que lo que Sánchez no está consiguiendo por su gestión ahora quiere conseguirlo mintiendo una vez más a los españoles, esta vez mediante bonitos spots y “cuentas de colores”.Ya no me cabe duda, este gobierno de Monty Python sobre el que manda el personaje de marras nos ha tomado por imbéciles profundos. Ha decidido que el marketing es su gran arma y no la gestión de los recursos de todos

Por si fuera poco el Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 10 de septiembre el convenio entre Moncloa y dos productoras, Secuoya y The Pooltm, para rodar cuatro capítulos sobre Pedro Sánchez en lo que el pliego de condiciones considera “un ejercicio de transparencia acorde con la democracia del siglo XXI, para trasladar el día a día del trabajo del presidente de gobierno”. Autobombo del peor gusto.  

Ya lo dijo hace tiempo Carmen Calvo: “el dinero público no es de nadie” y bajo esa convicción este gobierno hace lo que le sale del moño. Hoy, por lo que se ve, del moño le sale invertir en campañas de publicidad mejor que en el bienestar de los españoles, una locura.

Pero es que el rey del postureo no sabe de otra cosa que de posturear y puesto a ello, Sánchez pretende ganar el voto de los españoles a base de publicidad antes que con rebajas impositivas o medidas que aumenten el bienestar de la gente. Todo un esperpento.

 Pues eso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s